Mundo, Noticias

Poderosos huracanes impulsarán exigencias de países isleños en negociaciones climáticas

WASHINGTON/OSLO (Reuters) – La devastación provocada por el huracán Irma en el Caribe intensificará las exigencias de pequeños países isleños para que los principales consumidores de combustibles fósiles les ayuden a lidiar con el daño atribuido al cambio climático, según representantes de algunas de esas naciones.

Eso pondrá a los países isleños en curso de colisión con Estados Unidos y otros países ricos durante negociaciones climáticas de Naciones Unidas en Bonn, Alemania, en noviembre.

Durante el mandato del presidente Donald Trump, Estados Unidos ha manifestado dudas sobre el calentamiento global y ha prometido que se retirará de un pacto global para combatirlo, mientras que otros países ricos han resistido por largo tiempo los llamados a pagar por “pérdidas y daños” vinculados al clima en naciones extranjeras.

“Si alguna vez hubo un caso por pérdidas y daños, es éste”, dijo a Reuters el embajador ante la ONU de las islas Seychelles, Ronny Jumeau, en referencia a Irma y a otras tormentas recientes.

“El huracán Irma muestra gráficamente el poder destructivo del cambio climático y remarca que la pérdida y daño no es un concepto abstracto, sino la realidad de la vida hoy para la gente que contribuye menos al problema”, afirmó Thoriq Ibrahim, ministro del Medioambiente de Maldivas.

El primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama -cuyo país será anfitrión en las conversaciones del 6 al 17 de noviembre en Bonn-, dijo que el tema de quién paga por la “pérdida y daño” por desastres vinculados al clima será una prioridad clave en la cumbre.

Irma llegó a Florida el domingo y provocó una de las mayores evacuaciones en la historia de Estados Unidos, después de arrasar con las islas caribeñas de San Martín, Antigua y Barbuda. El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que Barbuda es “apenas habitable”.

Los daños y pérdidas han sido un tema controvertido en las negociaciones climáticas durante años y han enfrentado a los países ricos contra los pobres. Los gobiernos aprobaron por primera vez un “mecanismo de daño y pérdida” de la ONU en Varsovia en 2013 y lo reafirmó en el Acuerdo de París de 2015.

Sin embargo, no está claro exactamente qué cubre, quién paga y cuánto costaría.

(Escrito por Richard Valdmanis. Editado en español por Patricio Abusleme)

Artículo AnteriorArtículo Actual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *