0 C
Asunción, py
2 agosto, 2018
  • Home
  • Cultura
  • El polémico compromiso iraní en Siria triunfa en los cines de Teherán
Cultura

El polémico compromiso iraní en Siria triunfa en los cines de Teherán

Iraníes pasan delante un afiche de la película “El momento de Damasco”, de Ebrahim Hatamikia, el 1 de mayo de 2018 en Teherán. ©AFP

Teherán (AFP) – El compromiso militar de Irán en Siria infunde miedo en Occidente e Israel, pero en Teherán una ficción cinematográfica centrada en la lucha antiyihadista de dos iraníes en el país en guerra triunfa en los cines.

La película “Bé Vaght-é Cham” (“El momento de Damasco”), se estrenó en ocasión del Noruz, el Año Nuevo persa que se festejó el 21 de marzo, y tras siete semanas en cartelera ha convocado 1.388.700 espectadores, lo que la ubica en el segundo lugar de la taquilla iraní, detrás de un drama sobre las víctimas de la prostitución, según las últimas cifras del sitio cinematicket.org.

Con un presupuesto de 100.000 millones de riales iraníes (unos dos millones de euros), el largometraje ya recaudó 113.000 millones de riales (unos 2,3 millones de euros).

Rodada en Siria y en Irán con numerosos efectos especiales, la película dirigida por Ebrahim Hatamikia se desarrolla a un ritmo entrecortado y cuenta la historia de un padre y su hijo, ambos pilotos militares iraníes luchan contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

Además de los ataques atroces cometidos en Siria e Irak, así como su participación en los atentados en Europa, el EI también reivindicó los ataques en Teherán en los que murieron 17 personas en junio de 2017.

Con un desenlace de sacrificio y actos heroícos frente al movimiento Estado Islámico, el filme llegó incluso a emocionar hasta las lágrimas al ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, según reseñaron medios locales.

“Me parece que la película da una imagen de lo que está pasando en la región más cercana a la realidad que aquello que muestran los medios extranjeros”, declaró a la AFP Shahabi, un estudiante, a la salida de una de las proyecciones en Teherán. 

Y es que el compromiso iraní en Siria es hoy “el tema del momento en el mundo entero”, añadió. 

– “Crímenes” del EI –

Teherán envió a Siria a miles de combatientes “voluntarios” iraníes y afganos y “consejeros militares” egresados del ejército regular, pero también a cuerpos de élite como el de los Guardianes de la Revolución para combatir junto a las fuerzas del régimen de Bashar Al Asad tanto a los rebeldes como a los yihadistas.

Sin embargo, esta presencia iraní casi no se refleja en la cinta, que se centra en los dos personajes principales.

La cámara se enfoca en mostrar los “crímenes de Dáesh (acrónimo en árabe del EI)”, explicó el director, que se dio a conocer a través de películas sobre la guerra entre Irán e Irak (1980-1988).

El director Ebrahim Hatamikia recibió a la AFP en el centro cultural Ouj, en Teherán.Esta institución, que produjo su película, está financiada por los Guardianes de la Revolución.

Con este filme “quise mostrar la realidad lo más posible”, explicó Hatamikia.

“No es una película política, es un filme humano y humanitario.De un lado hay asesinos, y del otro aquellos que ayudaron a que haya menos asesinatos.esa es la historia”, resumió el director.

“Mientras Estados Unidos se jacta constantemente de que sus soldados desembarcaron en Normandía para salvar a la Humanidad [durante la Segunda Guerra Mundial], lo mismo pasó en Oriente Medio, donde hemos querido ayudar a las personas que tienen la misma religión y la misma cultura que nosotros”, agregó.

Estados Unidos, Europa e Israel tienen otra percepción y consideran el compromiso iraní en Siria como un factor de “desestabilización” regional.Israel, que afirma haber atacado el jueves a decenas de blancos “iraníes” en Siria, describe a Irán como una amenaza contra su existencia.

– “Defender al régimen” –

Irán insiste en que está interviniendo en Siria “a pedido de las autoridades legítimas”.

“Me considero como un musulmán creyente y quiero presentar mi visión como musulmán”, dijo Hatamikia.”Frente a nosotros, está el Dáesh que también levanta la bandera del islam” pero que es una “desviación (…) satánica”, agregó.

Hatamikia, que no oculta su “defensa del régimen”, deslizó que “lamenta realmente la decisión” de las autoridades iraníes de haber prohibido a su colega Jafar Panahi, invitado este año al Festival de Cannes, de trabajar en Irán y de salir del país.

Después del éxito en Irán, “Bé Vaght-é Cham” busca llegar a otros mercados y según sus productores ya aseguraron la distribución en Japón, Corea del Sur, Líbano y Polonia.

Relacionados

Taira, el corazón del arte rupestre en Chile

La banda española de folk metal Mägo de Oz sufre penurias en Bolivia

Una obra de Rufino Tamayo dispuesta a batir récords en Nueva York

Deja un comentario