0 C
Asunción, py
10 octubre, 2018
  • Home
  • Deportes
  • Salto, la ciudad de los milagros, cuna de Suárez y Cavani
Deportes

Salto, la ciudad de los milagros, cuna de Suárez y Cavani

La categoría de 13 años del Club Nacional de Football, durante una práctica en su sede de Salto, 500 km al norte de Montevideo, el 12 de mayo de 2018. ©AFP

Salto (Uruguay) (AFP) – Lucas toca el balón atrás y espera la devolución.”¡Dale, hacé una pared”, le grita su compañero de ataque.Y en la misma cancha en la que alguna vez corrió Edinson Cavani de niño, en el mismo club que vio debutar a Luis Suárez, se esfuerza por alcanzar la pelota, y un sueño.

Es un día soleado en Salto, 500 km al norte de Montevideo.La categoría de 13 años del Club Nacional practica bajo el comando del técnico Gonzalo Vlaeminck.Primero calentamiento.Siguen los fundamentos y luego el esperado partido que cierra la tarde.

La humilde cancha se inunda cuando crece el cercano río Uruguay. Pero seguirá ahí.Al fin y al cabo, tiene historia. 

– Tras los pasos de los cracks –

Lucas Motta tiene 13 años y como sus compañeros de categoría sueña con ser profesional.Le gustaría jugar en Nacional de Montevideo y luego, en el Barcelona, el club de Suárez.

“Es un sueño que me motiva todos los días”, dice a la AFP.”Ahora que somos chicos (el fútbol) es una diversión, pero después va a ser un trabajo.Quiero hacerlo para poder ayudar a mi familia”, agrega el novel futbolista.

En Salto, como en muchas ciudades de Uruguay, se respira fútbol.Y Lucas no es la excepción.

“Cuando empezó a caminar, veía una pelota y la pateaba.¡Después dormía con una pelota!”, cuenta su madre, Susana López, de 34 años. 

“Como madre me encantaría que fuera un jugador profesional, pero primero está el estudio”, afirma.Claro que, el entusiasmo de su hijo la lleva a hablarle del deporte que ama poniendo como ejemplo a algunos ídolos locales.”Cavani es un jugador humilde.Tenés que ser como él”, le aconseja en forma insistente.

– Hijos de la ciudad –

Salto tiene unos 130.000 habitantes.La economía local está asentada en la agricultura, principalmente la producción de cítricos.No tiene clubes profesionales.”Preferimos jugar entre nosotros, acá”, bromea Francisco Cano, quien a los 29 años es el presidente del Club Nacional, una institución que tiene 103 años.

Según sus cálculos, en la ciudad hay 36 equipos federados para mayores y unos 20 de “baby fútbol”, las ‘escuelas’ en las que se forman los jugadores uruguayos.

Suárez y Cavani nacieron en Salto.En las ventanas exteriores del club dos enormes fotos muestran al goleador del Barcelona con su primera camiseta, la del Nacional salteño, y al artillero del París Saint-Germain con la blanca, roja y azul de su ciudad.Esos dos niños, hoy profesionales de la élite mundial, son una inspiración para los jóvenes futbolistas del lugar, coinciden Cano y José Luis Pertusatti, secretario y dos veces presidente del club.

“Mucha gente ve en ellos el futuro de sus hijos” y sueñan con “que en un momento puedan llegar a ser un Suárez o un Cavani, (…) dos hijos de la ciudad que son de los más grandes del mundo”, explica Pertusatti.

Por un lado, eso “incentiva la práctica del deporte”, pero por otro ejerce una fuerte “presión que el niño no está todavía en condiciones de soportar”, afirma.

– Fútbol y valores –

Por eso, el club hace más que darles un lugar donde jugar a la pelota.

El DT Gonzalo Vlaeminck, de 44 años, es un apasionado vocacional del balompié que dirige categorías de niños desde hace casi dos décadas.Y no esconde su preocupación por las expectativas que los pequeños cargan sobre sus espaldas, al influjo de una permanente presencia de los dos ídolos que sobrevuela la ciudad.

‘El matador’ Cavani tiene su mural bajo un túnel abierto al río Uruguay y ‘el pistolero’ Suárez, una estatua en una avenida principal.Los dos lucen la camiseta celeste.

Antes del partido de práctica, el técnico hace énfasis en algunos de los valores que el club quiere transmitir a sus deportistas.

“Estudio primero.Fútbol después.El estudio les va a durar más que el fútbol.Familia, estudio, fútbol.El que consigue esas tres cosas, ‘chapeau’ (felicitaciones)”, culmina su oratoria.

Es que a veces “por jugar al fútbol se pierden metas y valores fundamentales de la vida.Son niños”, afirma a la AFP.Tienen “demasiada presión.Son pocos los que piensan que el niño tiene que jugar por deporte” y “más los que piensan que tiene que ser un jugador profesional el día de mañana”.

– La varita mágica –

“La gente se siente identificada con ellos”, dice Pertusatti en referencia a Cavani y Suárez.”Piensan que son parte de su historia”, añade Cano, el presidente del club Nacional, en un animado intercambio en busca de explicaciones a la pasión de los salteños por el fútbol.

“Es que en un partido de fútbol todos son iguales”, lanza Pertusatti.”Creo que los niños ven mucho las diferencias y el fútbol es igualador”, añade. 

Ambos coinciden en que “con Suárez y Cavani aumentó el interés de la gente” de Salto por el fútbol y en especial por la selección uruguaya.Pero “la pasión va mucho más allá” de los dos goleadores.

“Hay un aura muy especial acá”, reflexiona luego Pertusatti.Por eso, vaticina, vendrán más Suárez y Cavani de esta tierra “tocada por una varita mágica”.

Relacionados

París SG sigue sin fallar, Lyon y Marsella se meten en el podio de la Ligue 1

Colombia se sobrepone a las ausencias de Pekerman y James para vencer a Venezuela

El mercado de fichajes supera nuevo récord en Europa, confirma la FIFA

Deja un comentario