0 C
Asunción, py
30 septiembre, 2018
  • Home
  • Mundo
  • El cementerio sirio de Kobane, símbolo de la victoria kurda contra el EI
Mundo

El cementerio sirio de Kobane, símbolo de la victoria kurda contra el EI

Kurdos sirios ante las tumbas de sus seres queridos muertos en batallas contra los yihadistas, el 28 de mayo de 2018 en Kobane, en el norte de Siria. ©AFP

Kobane (Siria) (AFP) – Con la ternura de un padre, Adham Olaiki limpia las hojas y las pequeñas ramas sobre la tumba de su hijo en un cementerio de los alrededores de Kobane, símbolo en el norte de Siria de la resistencia frente a los yihadistas. 

En “el cementerio de los mártires” están enterrados cientos de combatientes kurdos, caídos en el campo de batalla frente al grupo Estado Islámico (EI), pero también civiles, como el hijo de Adham, fallecido en 2015 con 12 años.

Hay filas de tumbas idénticas, cubiertas de margaritas amarillas y de rosas rojas, los colores de la bandera de las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda.Un monumento funerario de forma piramidal les rinde homenaje.

“Vengo aquí cada día y me ocupo del jardín del cementerio.Este lugar es más que una casa para mí.Sólo me siento bien al lado de la sepultura de mi hijo”, afirma.Desde hace tres años visita el camposanto a diario.

Él mismo combatió en las filas de las YPG, apoyadas por la coalición internacional encabezada por Washington, y contribuyó a la victoria contra el EI en Kobane en 2015, después de cuatro meses de combates encarnizados.

“Todavía tengo las cicatrices de la metralla de obuses”, dice mostrando la espalda. 

– ‘Cansados de la guerra’-

En las lápidas de mármol están grabados los nombres de guerra de los combatientes kurdos, así como su fecha de nacimiento y la batalla en la que cayeron como “mártires”.

Muchos murieron en Kobane, otros en la ciudad vecina de Manbij en 2016, o durante la ofensiva de 2017 para expulsar al EI de Raqa, la capital de hecho de los yihadistas en el norte de Siria.

Actualmente la milicia combate los últimos reductos yihadistas en el este del país.

Adham no lamenta haber combatido, pero ahora quiere vivir en paz.

“Muchos de mis compañeros de combate están enterrados aquí.Esta guerra nos cansó, aspiramos a la paz, pero primero hay que erradicar al EI para que nuestros sacrificios tengan sentido”, afirma.

El cementerio se construyó en 2012 y se fue extendiendo hasta albergar a 1.230 mártires caídos en combates en Kobane, Manbij, Raqa y otras ciudades, declara a la AFP Aref Bali, responsable de una asociación que apoya a las familias. 

– ‘En vano’ –

Algunos visitantes caminan entre las tumbas en busca de un ser querido y otros quitan el polvo de las lápidas o depositan flores mientras rezan.

La pequeña Leila, de sólo 18 meses, juega cerca de su abuelo y de su tía que visitan la tumba de su padre, muerto el año pasado al estallar una mina colocada por el EI en Raqa.

El abuelo, Mohyeddin Hami, con una fotografía del difunto en la mano, tiene otros dos hijos en las filas de las YPG.

“Leila perdió a su padre 20 días después de cumplir un año.Mi hijo asistió al cumpleaños”, cuenta a la AFP Hami, con lágrimas en los ojos.

“Nuestra pena es inmensa, hemos sacrificado a nuestros hijos para liberar a nuestra tierra.Perseguiremos a Dáesh hasta el último yihadista”, insiste le sexagenario, usando el acrónimo árabe del EI. “Toda esta sangre no se ha derramado en vano, fue para preservar la seguridad y estabilidad de este país”. 

A unos metros de los Hami, los Ibish rinden homenaje a varios familiares muertos en los combates contra el EI.

Hamad Ibish, de 56 años, participó, con su hermano, en la batalla de Kobane pero él es el único que salió ileso. Su hermano murió en una ofensiva yihadista, recuerda.También perdió a un hijo y un sobrino, caídos en combate.”Tenemos la cabeza alta gracias a nuestros mártires -dice- Dáesh está acabado”. 

Relacionados

Al menos 54 muertos en una ola de atentados del EI en el sur de Siria

Tras el derrumbe del puente en Génova, aumenta la indignación en el gobierno

Justicia italiana investiga por secuestro a ministro de Interior Matteo Salvini

Deja un comentario