0 C
Asunción, py
30 septiembre, 2018
Medio Ambiente

Un koala viaja a Escocia en un avión junto al resto de pasajeros

Tanami, el koala de 19 meses que viajó en la cabina de un avión de Alemania a Escocia, en su nuevo recinto en el zoo de Edimburgo, el 9 de agosto de 2018. ©AFP

Londres (AFP) – Los pasajeros de un vuelo entre Duesseldorf y Edimburgo vivieron la sorpresa de viajar junto a un koala en la cabina, en su propio asiento, que viajaba en el marco de un programa de conservación, contó su zoo de acogida este viernes.

Tanami, un adorable marsupial de 19 meses, dejó el zoo alemán de Duisburgo y recorrió más de 1.100 km hasta el zoo de Edimburgo.

“Los koalas son unos animales muy sensibles, por lo que hay que tomar medidas particulares cuando se los transporta.Viajan en cabina y no en bodega para que los cuidadores puedan garantizar que todo va bien durante el vuelo”, explicó Darren McGarry, responsable de los animales del zoo de Edimburgo.

El animal viajó la noche del jueves en una jaula colocada en un asiento.El zoo de Edimburgo tuiteó varias fotos del animal, al que se ve agarrado a una rama y rodeado de eucalipto, su alimento preferido.

“En el aeropuerto de Edimburgo acogemos viajeros de todo el mundo, pero hay pocos tan especiales y lindos como un koala”, reaccionó el director del aeropuerto escocés, Gordon Dewar.

Tanami cambiará su puesto con Toorie, un joven koala macho que vive en el zoo de Edimburgo y que hará el trayecto inverso la semana que viene.

“Extrañaremos a Toorie en el aeropuerto de Edimburgo, pero estamos orgullosos de verlo desempeñar su papel en la conservación de las especies”, declaró McGarry.

Los koalas, un animal emblemático de Australia, están en declive en el país, víctimas del cambio climático, la pérdida de su hábitat, los ataques de perros, los accidentes de tránsito, los incendios forestales y las infecciones por clamidia.

Relacionados

Los gases de efecto invernadero alcanzan un nivel récord en 2017

Los ganaderos australianos, ante la peor sequía en “más de 50 años”

El Everest, un vertedero a gran altitud

Deja un comentario