8 noviembre, 2018
  • Home
  • Mundo
  • Fuerzas gubernamentales ingresan en el puerto yemení de Hodeida
Mundo

Fuerzas gubernamentales ingresan en el puerto yemení de Hodeida

Vehículos de las fuerzas gubernamentales se reúnen en la periferia este de Hodeida, donde luchan contra los rebeldes hutíes por el control de esa ciudad portuaria, este jueves 8 de noviembre al oeste de Yemen. ©AFP

Hodeidah (Yemen) (AFP) – Las fuerzas progubernamentales yemeníes ingresaron el jueves en Hodeida, ciudad portuaria controlada por los rebeldes hutíes, en medio de combates en los que miles de civiles se encuentran atrapados.

Al cabo de una semana de intensos combates en las afueras de Hodeida, a orillas del mar Rojo (oeste), las unidades progubernamentales ingresaron a las zonas residenciales.

Desde 2015 las fuerzas leales al presidente Abd Rabo Mansur Hadi, respaldadas por Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos, intentan expulsar a los rebeldes, apoyados por Irán, de los vastos sectores que conquistaron, entre ellos Hodeida y la capital Saná.

La batalla de Hodeida dura desde hace meses, pero recientemente se intensificó.La ONU y Estados Unidos presionan para que se reanuden las negociaciones de paz.

Según fuentes médicas, al menos 250 combatientes murieron en el transcurso de la última semana, de los cuales 197 hutíes y 53 milicianos de las fuerzas leales.

– Trincheras y minas –

El jueves tres fuentes militares afirmaron a AFP que las fuerzas gubernamentales se acercaban del puerto desde el sur por una vía costera y desde el este.

Los combatientes, armados con armas automáticas y lanzacohetes, hacían la “V” de la victoria a bordo de camionetas identificadas con la inscripción “Al Amaliga” (“Los gigantes” en árabe), nombre de una de las milicias apoyadas por Emiratos Arabes Unidos.

Los rebeldes “nos darán la cuidad pacíficamente o la tomaremos por la fuerza”, dijo a AFP un comandante de esta milicia, Muamar al Saidi.

Los rebeldes cavaron trincheras y colocaron minas en las calles de la periferia, para frenar el avance de sus adversarios, indicó el miércoles una fuente militar de las fuerzas leales.

Según las fuerzas progubernamentales, los hutíes desplegaron francotiradores.

El miércoles el jefe rebelde Abdel Malik al Huti, aseguró que los hutíes “jamás” se rendirán.

“El enemigo tiene más tropas, que aumentaron otra vez para presionar en Hodeida”, agregó.

Según fuentes médicas, en las últimas 24 horas, al menos 47 rebeldes hutíes y 11 combatientes progubernamentales murieron.

La ciudad, controlada por los rebeldes desde 2014, sigue siendo bombardeada de manera intensiva.

Por este puerto ingresa al país las tres cuartas partes de las importaciones y ayuda internacional.La ciudad cuenta con unos 600.000 habitantes, en los últimos meses una parte de los civiles huyó.

– ‘Militarización de los hospitales’ –

Numerosas organizaciones humanitarias se inquietan por los civiles.Amnistía Internacional condenó los ataques aéreos de la coalición progubernamental y acusó a los hutíes de recurrir “deliberadamente a la militarización de los hospitales” y de colocar minas.

La ONG se inquietó en particular por el despliegue de combatientes hutíes en el techo de un hospital “repleto de civiles heridos”.

Los combates del jueves bloquean además toda posibilidad de escape por el sur y los rebeldes “minaron otros ejes hacia el exterior”.

Treinta y cinco oenegés reclamaron el miércoles un “cese inmediato de las hostilidades” en Yemen donde, según ellas, “14 millones” de personas están “amenazadas por la hambruna”.

El jueves, el presidente Mansur Hadi, exiliado en Riad, nombró un nuevo ministro de Defensa, Mohamed al Maqdishi, y un nuevo jefe del Estado Mayor, Abdelá al Naji.Maqdishi reemplaza a Mahmud al Subaihi, que está en manos de los rebeldes hutíes en la capital.

Según los expertos, la batalla de Hodeida pone en riesgo las negociaciones de paz, que intentan restablecer la ONU y Washington.

Desde hace meses, el conflicto parece enquistado, con un país dividido entre un sur y buena parte del centro controlados por las fuerzas progubernamentales y el norte y la mayor parte del oeste por los rebeldes.

“Seguimos exhortando a todas las partes a reunirse y admitir que no hay victoria militar posible en Yemen”, reiteró el miércoles un portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.

“Le dijimos claramente a los responsables saudíes, emiratíes y yemeníes, a todos los niveles, que la destrucción de infraestructuras vitales o los actos contra el abastecimiento de ayuda humanitaria vital y de bienes comerciales, eran inaceptables”, agregó, aludiendo a la batalla de Hodeida. 

Según los analistas, la presión de Washington puede incentivar a los saudíes a ganar nuevas posiciones antes de eventuales negociaciones.En septiembre, una mesa de diálogo organizada por la ONU resultó un fracaso.

Desde 2015 unas 10.000 personas murieron y 56.000 resultaron heridas por la guerra, según la ONU.

Relacionados

Turquía ordena marcharse al cónsul israelí en Estambul

EEUU tiene esperanzas de celebrar cumbre con Kim, pese a amenazas de Pyongyang

Primera reunión oficialmente confirmada entre EEUU y talibanes de Afganistán

Deja un comentario