8 noviembre, 2018
  • Home
  • Economía
  • Toshiba continúa con la liquidación y cesión de filiales para ganar solidez
Economía

Toshiba continúa con la liquidación y cesión de filiales para ganar solidez

El presidente y director general de Toshiba, Nobuaki Kurumatani, durante una rueda de prensa en Tokio, el 8 de noviembre de 2018. ©AFP

Tokio (AFP) – Toshiba, víctima de una sucesión de crisis internas en los últimos años, anunció el jueves al margen de sus resultados un conjunto de medidas para ganar solidez, mediante la reducción de efectivos y la liquidación o cesión de filiales. 

Si bien el conglomerado industrial japonés registró un beneficio neto récord de 1,08 billones de yenes (8.300 millones de euros) para el periodo abril-septiembre, este se debe en gran parte a la suma enorme ingresada durante la venta de la lucrativa filial de tarjetas de memoria Toshiba Memory.

Este resultado neto, equivalente a más de la mitad del volumen de negocio semestral (1,7 billones de yenes), esconde una realidad financiera e industrial menos gloriosa.El beneficio de explotación cayó un 81%, hasta apenas 7.000 millones de yenes. 

El grupo se ha visto empujado a seguir deshaciéndose de todo aquello que no resulte estratégico.

Anunció la liquidación de una filial nuclear, NuGen, en Gran Bretaña, que no podía continuar ni vender esa actividad.

Toshiba entró en negociaciones exclusivas con el surcoreano Kepco para cederle NuGen, empresa dedicada a un proyecto de central nuclear en el noroeste de Inglaterra, pero las discusiones fracasaron. 

Además, indicó que se desharía de una filial del sector del gas natural licuado en Estados Unidos, y lanzar llamados a salidas anticipadas para reducir sus gastos fijos, lo que la obligará a registrar depreciaciones. 

Bajó a 920.000 millones de  yenes su previsión de beneficios netos anuales (en lugar de 1,07 billones), lo que significa que en el segundo semestre estará en rojo. 

El número de supresiones de puestos anunciadas es del orden de 1.500, aunque podría ser de varios miles más si se tienen en cuenta que no se reemplazarán los retiros naturales. 

Para satisfacer a los accionistas, el grupo, cuyo tamaño se redujo a casi la mitad, señaló que les ofrecería un dividendo especial. 

Además, pondrá en marcha un programa de compra de sus propias acciones en el año próximo, por un monto máximo de 700.000 millones de yenes, que afectará al 40% de los títulos en circulación. 

Su acción en la Bolsa de Tokio subió inmediatamente un 10% tras la pausa de medio día. 

Relacionados

Coca-Cola FEMSA de México compra embotelladora del refresco en Uruguay por USD 250 millones

Luis Caputo renuncia como director del Banco Central de Argentina

¿Qué deben resolver Canadá y EEUU para abrir la vía a un TLCAN 2.0?

Deja un comentario