Frontera Egipto-Gaza abre bajo control palestino por primera vez en una década

GAZA (Reuters) – La frontera entre Egipto y Gaza abrió el sábado por primera vez desde el 2007 bajo control de la Autoridad Palestina respaldada por Occidente, lo que avivó la esperanza de los residentes de poder pasar con más facilidad a uno y otro lado del empobrecido enclave.

Un acuerdo de reconciliación auspiciado por Egipto el mes pasado restableció formalmente el control administrativo de Gaza al presidente palestino Mahmud Abbas, incluidos los cruces fronterizos con Israel y Egipto, luego de 10 años de escisión con el grupo islamista Hamas.

Los palestinos esperan que el pacto alivie los problemas económicos de Gaza y los ayude a presentar un frente unido en su intento por formar un Estado, aunque los detalles de la implementación del acuerdo aún deben ser delineados.

Apelando a preocupaciones de seguridad, Egipto e Israel mantienen fuertes restricciones en sus fronteras con Gaza. Hamas, catalogado por Occidente como un grupo terrorista, capturó el enclave en 2007 luego de combatir contra las fuerzas leales a Abbas.

El 1 de noviembre, Hamas abandonó sus posiciones en tres cruces de Gaza y los entregó a empleados de la Autoridad Palestina, en un paso considerado vital para alentar a Israel y a Egipto a suavizar sus restricciones al movimiento transfronterizo de bienes y personas.

Testigos dijeron que al menos cinco autobuses con pasajeros pasaron el sábado al lado egipcio del cruce fronterizo Rafah. Egipto aún no ha firmado aún ningún cambio en su política actual bajo la cual abre el cruce tres veces por semana. Los palestinos esperan que opere todo el tiempo, como lo hacía hasta en 2007.

Egipto tendrá más conversaciones con Hamas, Fatah y otras facciones el 21 de noviembre, para debatir temas importantes ligados a la reconciliación, incluidos acuerdos de seguridad y una potencial fecha para elecciones palestinas presidenciales y legislativas.

La responsabilidad por la seguridad sigue siendo un tema candente e inconcluso en Gaza, donde Hamas -que aún custodia el territorio- tiene al menos 25.000 combatientes bien equipados según consideran analistas. El grupo se niega al desarme que reclaman Israel y Estados Unidos.

(Escrito por Nidal Almughrabi; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

La ambición sin límites de Tesla secará sus finanzas: Analistas

Por Supantha Mukherjee

(Reuters) – Las acciones de Tesla Inc subían el viernes, mientras los analistas se preguntaban cuándo tendrá que pedir más capital su presidente ejecutivo, Elon Musk, a acreedores y accionistas para financiar el desarrollo de un camión eléctrico, un nuevo deportivo y la producción de un esperado sedán.

Musk desveló el jueves una llamativa estrategia para generar dinero durante el lanzamiento del camión Semi, sorprendiendo a la audiencia con el prototipo de una nueva generación del Tesla Roadster. Musk prometió que el Roadster será el auto disponible con una producción más rápida. Los mil primeros costarán 250.000 dólares cada uno, pagados al completo por adelantado, y los modelos posteriores empezarían en 200.000 dólares.

Esos depósitos ingresarían 250 millones de dólares en las arcas de Tesla hoy por un vehículo que es probable que empiece a ser fabricado en 2020.

Musk no ofreció detalles sobre cómo generará Tesla fondos adicionales para fabricar el camión y el deportivo, y cómo logrará superar los problemas de producción que han complicado al sedán estrella de la firma, el Model 3.

Tesla gastó 1.100 millones de dólares en su negocio automotriz en el tercer trimestre y espera gastos de 1.000 millones en el actual. La firma tenía 3.500 millones de dólares en efectivo y equivalentes al 30 de septiembre. Al ritmo actual de inversión, es probable que la cifra baje a los 1.000 millones de dólares en efectivo a fines del primer trimestre de 2018.

“En esencia, lo que hizo el evento de la pasada noche es aumentar la lista de cosas en las que Elon Musk tiene que gastar dinero en un momento en que la compañía está teniendo problemas para fabricar su vehículo base (Model 3)”, dijo Jeffrey Osborne analista de Cowen.

Pese a las preocupaciones, las acciones de Tesla llegaron a subir un 2 por ciento en la mañana y avanzaban un 1,0 por ciento a las 1837 GMT.

Algunos analistas temen que los camiones sean una cara distracción para la compañía, que nunca ha presentado ganancias anuales y se enfrenta a “cuellos de botella” para iniciar la producción del Model 3, que costará 35.000 dólares.

Philippe Houchois, analista de Jefferies, estimó que Tesla necesitaría recaudar entre 2.500 millones y 3.000 millones de dólares para que la producción avance sin problemas.

(Reporte adicional de Sonam Rai en Bengaluru; editado en español por Carlos Serrano)

Líder opositor venezolano Antonio Ledezma huye a España

Por Andrew Cawthorne y Luis Jaime Acosta

CARACAS/BOGOTÁ (Reuters) – El veterano líder opositor venezolano Antonio Ledezma, que estaba bajo arresto domiciliario desde 2015 acusado de conspirar contra el Gobierno socialista, llegó el sábado a Madrid procedente de Colombia, donde había huido el viernes por la frontera.

Con las elecciones presidenciales de 2018 en ciernes, varias importantes figuras de la oposición venezolana se encuentran en el exilio, detenidas o inhabilitadas para ocupar cargos. Dicen que Maduro ha convertido a Venezuela en una dictadura, mientras que el gobierno les acusa de unirse a un complot internacional liderado por Estados Unidos para derrocarlo.

“Yo no me fugué. Los presos políticos no se fugan, los presos políticos de conciencia se liberan a sí mismos”, dijo Ledezma a periodistas a su llegada a Madrid a primera hora del sábado.

Fue aplaudido por una pequeña multitud congregada en el aeropuerto de Barajas, entre ella su esposa, dos hijas y el expresidente colombiano Andrés Pastrana. Sus seguidores cantaron el himno venezolano.

“Voy a dedicarme a recorrer el mundo, voy a contribuir en el exilio a hacer una extensión de la esperanza de los venezolanos de salir de este régimen, de esta dictadura”, declaró.

Ledezma dijo que mantendría una reunión con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, este mediodía en el Palacio de la Moncloa.

Detenido cuando era alcalde metropolitano de Caracas, Ledezma, de 62 años, es el político opositor a Maduro más conocido después de Leopoldo López.

Dijo que había superado los 29 controles policiales y del ejército durante un viaje clandestino por tierra que mantuvo en secreto a sus seres queridos.

“Les pido a mi esposa e hijas que entiendan. Han sufrido largas horas de angustia sin saber dónde estaba”, dijo a periodistas en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, tras cruzar un puente desde San Antonio en Venezuela.

“¡Bienvenido a la libertad!”, tuiteó el expresidente Pastrana, cercano a la oposición de Venezuela y las familias de otros activistas encarcelados.

En agosto, la justicia venezolana había acusado a Ledezma de intentar huir de su casa en Caracas, dónde estaba recluido por motivos de salud, y le envió a una cárcel militar, pero días después le devolvió a su domicilio.

Maduro se ha burlado de él calificándolo de “El Vampiro” y ha sido acusado por las autoridades de ayudar a manifestantes violentos, entre ellos los oficiales militares disidentes que tramaban derrocar al presidente a través de ataques aéreos. Ledezma niega esas acusaciones.

“Espero que nunca lo envíen de vuelta, pueden quedarse al Vampiro”, dijo Maduro el viernes por la noche.

(Información adicional de Andreina Aponte, Corina Pons, Deisy Buitrago y Eyanir Chinea en Caracas; Julia Symmes Cobb en Bogotá y Catherine MacDonald en Madrid; Traducido por Blanca Rodríguez)

FARC denuncia incumplimientos de acuerdo de paz en Colombia y enciende alarmas

BOGOTÁ (Reuters) – El naciente partido político de las FARC denunció el viernes que la implementación del acuerdo de paz para acabar con el conflicto armado en Colombia está en grave riesgo por recientes cambios que le introdujeron una alta corte y el Senado.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la antigua guerrilla de las FARC, convertidas ahora en el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, firmaron hace casi un año un acuerdo para acabar un violento conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

“Estamos alarmados en máximo grado, ya no solo por los incumplimientos por parte del Estado en múltiples materias acordadas, sino sobre todo por la osadía con que distintas instituciones vienen actuando en contradicción abierta con el acuerdo final, hasta el punto de modificarlo en aspectos esenciales”, dijo Rodrigo Londoño, el máximo líder de la FARC en una carta al presidente Santos.

Londoño, el antiguo jefe de más de 7.000 combatientes rebeldes que dejaron las armas y ahora candidato presencial para las elecciones del 2018, acusó que la corte y el Senado están borrando la esencia del acuerdo al imponer sus criterios es una especie de renegociación extemporánea.

El dirigente político sostuvo que si bien la Corte Constitucional avaló esta semana la creación de un tribunal para juzgar a los responsables de crímenes de guerra, amplió un fuero que protege a exfuncionarios del Estado e incluso civiles por lo que la justicia será únicamente para los excombatientes rebeldes.

Londoño también denunció que aunque el tribunal avaló la participación en política de los antiguos líderes y combatientes rebeldes, abrió la posibilidad de que pierdan beneficios e incluso puedan ser extraditados.

También se quejó por la decisión del Senado de modificar el sistema de selección de los magistrados del tribunal y de permitir que políticos condenados por vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha y responsables de violaciones a los derechos humanos puedan participar en elecciones y ser elegidos.

“Vientos de temporal soplan sobre el proceso de paz colombiano y consideramos urgente hallarles salidas razonables”, dijo Londoño en su misiva a Santos en la que le solicitó una reunión urgente para encontrar mecanismos que permitan cuidar y salvar el acuerdo.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Javier López de Lérida)

Enviado de EEUU dice que no hay comunicación ni señales de Corea del Norte en medio de crisis nuclear

SEUL (Reuters) – Corea del Sur y Estados Unidos acordaron el viernes continuar trabajando por un final pacífico a la crisis nuclear de Corea del Norte, pero un enviado estadounidense dijo que era difícil sopesar las intenciones del aislado país del norte ya que “no hay señales” al respecto.

Corea del Norte está bajo fuerte presión internacional para terminar el programa nuclear y misilístico que persigue en desafío a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, pero ha prometido jamás renunciar a su arsenal nuclear que, asegura, es necesario para contrarrestar lo que percibe como agresiones de Estados Unidos.

Lee Do-hoon, representante especial surcoreano para la paz en Corea y asuntos de seguridad y su contraparte de Estados Unidos, Joseph Yun, se reunieron en la isla de Jeju tras la cita del presidente de Corea del Sur Moon Jae-in y el presidente estadounidense Donald Trump en Seúl la semana pasada.

“No hay dudas de que ambos presidentes quieren encontrar una vía pacífica respecto al asunto nuclear de Corea del Norte”, declaró Yun a periodistas de acuerdo a la agencia de noticias Yonhap.

Trump ha dicho que el tiempo de negociar se acabó, pero adoptó un tono más conciliador en su viaje a Seúl.

El último ensayo nuclear norcoreano fue el 15 de septiembre pero Lee y Yun no parecían dar mucho énfasis a esta pausa, dijo Yonhap, ya que no podían evaluar su intención.

“Espero que se detengan para siempre. Pero no hemos tenido comunicación de parte de ellos por lo que no sabemos si interpretar esto de manera positiva o no. No tenemos señal de parte de ellos”, declaró Yun.

Lee llamó la atención al hecho de que China, el mayor aliado de Corea del Norte, envió a un representante especial a Pyongyang, diciendo que Corea del Sur miraba con atención qué resultaría de esa visita. El enviado llegó el viernes.

(Reporte de Christine Kim, escrito por Nick Macfie. Editado en español por Natalia Ramos)

Submarino argentino desaparece con 44 tripulantes

BUENOS AIRES (Reuters) – La desaparición de un submarino militar argentino en el mar austral con 44 tripulantes a bordo desató una intensa búsqueda para localizar la nave, la que podría haber sufrido un problema de comunicación, dijo el viernes la Armada Argentina.

En su último contacto con base, hace dos días, el submarino ARA San Juan se encontraba en el sur del mar Argentino, a 432 kilómetros de la costa patagónica del país, según un comunicado de la fuerza.

“Cuando el submarino no tiene comunicación con tierra, tiene que ir a superficie y por eso lo importante es la detección, visual o radar”, señaló a periodistas Enrique Balbi, portavoz de la Armada. “Se mantiene la búsqueda ‘en caliente’ en el área”.

Los problemas en los equipos de comunicación pueden obedecer a inconvenientes eléctricos.

Balbi explicó que el submarino, que partió de la ciudad austral de Ushuaia rumbo a Mar del Plata -ambas en Argentina-, cuenta con alimentos para varios días y que es probable que mantenga la navegación pese a los problemas de para comunicarse.

La Armada inició el jueves las tareas de búsqueda de forma aérea y marítima.

(Reporte de Jorge Otaola y Nicolás Misculin, con reporte adicional de Hernán Nessi. Editado por Janisse Huambachano)

REPORTE ESPECIAL: Ivanka Trump y el fugitivo de Panamá

Por Ned Parker, Stephen Grey, Stefanie Eschenbacher, Roman Anin y Brad Brooks

CIUDAD DE PANAMÁ/TORONTO (Reuters) – En la primavera de 2007, una serie de extranjeros, muchos de ellos provenientes de Rusia, llegaron al aeropuerto de la Ciudad de Panamá para ser recibidos por un chofer que los condujo en un Cadillac blanco con el logo de Donald Trump en un costado.

La limusina pertenecía a una empresa encabezada por un exvendedor de autos brasileño llamado Alexandre Ventura Nogueira, que ofrecía a los visitantes la oportunidad de invertir en el último proyecto de Trump: una torre de 70 pisos bautizada Trump Ocean Club International Hotel and Tower.

Era el primer hotel internacional de quien se convertiría en presidente de Estados Unidos, un conjunto que incluía departamentos residenciales y un casino en un edificio en forma de vela frente al mar.

“Nogueira era un extrovertido y animado joven,” recordó Justine Pasek, quien fue coronada Miss Universo por Donald Trump en 2002 y actuaba como portavoz del negocio de Nogueira, Homes Real Estate Investment & Services, en 2007. “Todo el mundo estaba impresionado por Homes, que parecían estar en la cima del auge inmobiliario del momento”.

Una de las personas a las que Nogueira quería impresionar era Ivanka, la hija de Trump. En una entrevista con Reuters, Nogueira dijo que se reunió y habló con Ivanka “muchas veces” cuando ella manejaba la participación de Trump Organization en el emprendimiento de Panamá. “Ella se acordaría de mí” dijo.

Ivanka estaba tan encantada con su habilidad para las ventas, dijo Nogueira, que le ayudó a llegar a ser uno de los principales agentes del desarrollo e, incluso, apareció con ella en un video promocionando el proyecto.

Una investigación de Reuters, en conjunto con la cadena estadounidense NBC News, sobre el financiamiento del Trump Ocean Club reveló que Nogueira fue responsable de entre un tercio y la mitad de las ventas anticipadas del proyecto.

Además descubrió que hizo negocios con un colombiano que más tarde fue condenado por lavado de dinero y ahora está detenido en Estados Unidos, con un inversionista ruso que fue enviado a prisión en Israel en la década de 1990 bajo cargos de secuestro agravado por amenazas de muerte, y con un inversor ucraniano que fue arrestado por presunta trata de personas mientras trabajaba con Nogueira y más tarde fue condenado por una corte en Kiev.

Tres años después de participar en el proyecto Trump Ocean Club, Nogueira fue detenido por las autoridades panameñas bajo cargos de estafa y falsificación no relacionados con el emprendimiento de Trump. Después de haber sido liberado con una fianza de 1,4 millones de dólares, huyó del país.

Nogueira dejó atrás un rastro de personas que afirman que él las engañó, incluyendo en el caso de los departamentos en el proyecto Trump. Las denuncias acabaron en al menos cuatro casos criminales que ocho años después no han sido juzgados aún.

A sus 43 años, Nogueira niega las acusaciones y dijo a Reuters en un correo electrónico: “No soy un ángel, pero tampoco un diablo”.

Ivanka Trump declinó hacer comentarios sobre sus negocios con Nogueira. Un portavoz de la Casa Blanca remitió las preguntas a la Trump Organization. Alan Garten, jefe de asuntos jurídicos de la empresa, dijo: “Nadie en la Trump Organization, incluyendo la familia Trump, tiene recuerdos de haberse reunido o hablado alguna vez con esa persona”.

Trump puso su nombre al desarrollo y llegó a ganar hasta 75 millones de dólares con él, según el prospecto de un bono para el proyecto. El empresario no tuvo control administrativo sobre la construcción ni tampoco la obligación legal directa de investigar a otras personas involucradas.

Aún así, algunos expertos en asuntos legales dijeron que el episodio plantea preguntas sobre los pasos que dio Trump para revisar de dónde venían los ingresos del proyecto.

Arthur Middlemiss, exayudante del fiscal de distrito en Manhattan y exjefe del programa global de anticorrupción de JPMorgan, dijo que como Panamá era “percibido como muy corrupto”, quien haga negocios allá debería investigar a las otras personas involucradas en sus proyectos. Si no lo hicieran, dijo, corren el potencial riesgo de ser responsables bajo la ley estadounidense de mirar para otro lado si hay un delito.

Jimmy Gurule, un profesor de Derecho de la Universidad de Notre Dame, en el estado de Indiana, y exsubsecretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, coincidió. Además dijo que, por una simple cuestión de ética, los empresarios deberían evitar trabajar con “cualquiera con un potencial vínculo con el crimen”.

Reuters no pudo determinar qué averiguaciones previas hizo Trump en relación con el proyecto Ocean Club.

La Casa Blanca remitió las preguntas de Reuters sobre el desarrollo Ocean Club a la Trump Organization. Garten dijo que el papel de la Trump Organization en ese proyecto “estuvo todo el tiempo limitado al licenciamiento de su marca y a proporcionar servicios de administración. Como la compañía no era la dueña ni el desarrollador, no estaba involucrada en la venta de unidades en la propiedad”.

De acuerdo con Garten, la Trump Organization “nunca tuvo ninguna relación contractual o comercial significativa” con Nogueira.

Nueve exsocios o empleados de Nogueira entrevistados por Reuters lo acusaron de engañarlos a ellos y a sus clientes. Dos de los nueve emprendieron acciones legales contra Nogueira, pero esos casos todavía tienen que ser juzgados.

Cuando fue contactado por Reuters inicialmente, Nogueira no quiso responder preguntas. En un correo electrónico que escribió el 4 de octubre dijo: “Cualquier cosa que diga podría dañar a muchas personas importantes y poderosas. No estoy seguro de querer hacer eso”.

Pero más tarde aceptó reunirse. En una larga entrevista, describió sus contactos con la familia Trump y su papel en el proyecto Ocean Club. Dijo que solamente cuando el proyecto Ocean Club estaba casi terminado supo que algunos de sus socios e inversores en el proyecto eran criminales, incluyendo lo que él describió como conexiones con la “mafia rusa”.

Nogueira dijo que no había lavado dinero sucio a sabiendas en el proyecto Trump, aunque sí confesó que más tarde lavó efectivo a través de otros esquemas para funcionarios corruptos de Panamá.

El vendedor dijo que no era su trabajo chequear el origen del dinero que usaban los inversionistas para comprar departamentos en el Trump Ocean Club. “No sabía que el dinero venía de algo ilegal. Mientras hicieran transferencias y no fuera en efectivo, no estaba preocupado por el origen del dinero”, sostuvo.

Nogueira dijo que nadie lo interrogó sobre el origen de los fondos. “Nadie me preguntó nunca. Los bancos no preguntaron. Los desarrolladores no preguntaron. La Trump Organization no me preguntó. Nadie me preguntó: ‘¿Quiénes son tus clientes? ¿De dónde viene el dinero?'”, aseguró.

No está claro cuánto dinero lavado, si acaso alguno, acabó en el proyecto Trump.

Las fuentes del dinero para otros proyectos inmobiliarios en los que Trump licenció su nombre han estado bajo escrutinio este año. En marzo, una revisión de Reuters halló que al menos 63 personas con pasaportes o direcciones rusas compraron propiedades con un valor combinado de 98,4 millones de dólares en siete torres de lujo con la marca Trump en el sur de Florida.

Entre los compradores figuraban hombres de negocios con conexiones políticas y funcionarios rusos de segundo y tercer nivel. En respuesta a esta historia, Garten, el abogado de la Trump Organization, dijo que el escrutinio sobre los vínculos comerciales con Rusia son inapropiados y que la nota es “exagerada”.

ALTO NIVEL DE VIDA

La participación de Donald Trump en el Ocean Club empezó en 2005, cuando el promotor local Roger Khafif viajó a la Torre Trump en Nueva York para presentar la idea de un proyecto en Panamá. Khafif contó que le dijo al magnate estadounidense que sólo tenía que licenciar su nombre y aportar la administración del hotel.

Esta manera de hacer negocios liberó a Trump de la carga de adquirir una participación o de realizar una garantía personal.

En una entrevista con Reuters, Khafif recordó que Trump quiso usar el proyecto de Panamá como el “bebé” de su hija Ivanka, que recién había entrado en la Trump Organization, para ganar experiencia en el negocio de bienes raíces.

El plan era que Newland International Properties Corp, de la que Khafif era presidente y que estaba a cargo del desarrollo, financiara la construcción con un bono asumido por Bear Stearns, el banco de inversiones estadounidense. La entidad, que colapsó en 2008, fue comprada por JPMorgan, que no quiso hacer comentarios.

Para colocar el bono, el desarrollador necesitaba demostrar que podía vender los apartamentos. Y aquí es donde entró Nogueira. El brasileño llegó a Panamá a mediados de la década del 2000 desde España, donde había trabajado vendiendo autos.

Nogueira ya había tenido roces con la ley. En septiembre 2005, en una notificación oficial publicada en internet, el Ministerio de Economía español dijo que había iniciado procedimientos para multar a Nogueira por supuesta “infracción grave” de las leyes contra el lavado de dinero del país.

El proceso fue concluido cerca de nueve meses después, porque los funcionarios no pudieron determinar el paradero de Nogueira. El ministerio declinó hacer comentarios. Nogueira dijo que era un incidente trivial, causado porque transportaba demasiado de su propio dinero en efectivo por un aeropuerto.

Una vez en Panamá, Nogueira se hizo famoso por sus amistades con políticos, su amor por los autos deportivos Aston Martin y relojes caros y, como recordó un exsocio, por “no usar nunca los mismos zapatos –sin importa cuan caros– por más de tres meses”.

Nogueira dijo que se involucró con el proyecto Trump Ocean Club durante reuniones tempranas de ventas en 2006 en Panamá, organizadas por Khafif, a quien ya conocía.

Ivanka Trump y otros agentes de bienes raíces estaban allá, dijo. Él recordó haber escuchado cuando discutieron un precio mínimo de 120.000 dólares por condominio. Nogueira dijo que se levantó y apuntó que el precio era del nivel cobrado en desarrollos ordinarios. “Aquí está vendiendo Trump. Hay que darle un valor a ese nombre. ¡Que sean 220.000 dólares!”.

Ivanka respondió: “¿Puedes venderlo?”, según el vendedor.

Nogueira dijo que pidió una semana para probarse a sí mismo. Y dentro del plazo logró reunir depósitos para más de 100 departamentos. Después de eso Khafif lo hizo un agente líder con una comisión del 5 por ciento de las ventas brutas, recordó.

Cuando se le preguntó por el relato de Nogueira de la reunión, Khafif sostuvo que “la mayoría de lo que dijo era verdad” y que recordaba que Nogueira se reunió con Ivanka “un par de veces”.

Nogueira dijo que en los meses siguientes discutió la promoción y las ventas con Ivanka en Panamá, Miami y Nueva York. También dijo que fue parte de un grupo, junto con Khafif, que viajó con Ivanka en un jet privado para evaluar un lugar prospectivo para otro proyecto Trump en Cartagena, Colombia.

Aunque Donald Trump no era el dueño del proyecto en Panamá, la Trump Organization participó en muchos detalles, incluso hasta “elegir los muebles y el equipamiento”, dijo Nogueira. El proyecto era asignado a Ivanka en forma cotidiana. “Hablé con ella muchas veces, muchas veces”. También se reunió con Donald Jr. y Eric Trump.

Ivanka Trump no respondió a las solicitudes de comentarios sobre Nogueira. Garten, el abogado de la Trump Organization, describió el contacto entre Nogueira y los Trump como “insignificante”. El representante legal dijo que esas reuniones y eventos “pueden haber sido memorables” para Nogueira, pero para Ivanka y el resto de la familia habrían sido “solo una de las literalmente cientos de apariciones públicas que se les pidió hacer ese año”.

Ivanka y los hijos de Trump aparecieron públicamente en eventos de inauguración de la torre, hicieron videos promocionales para el proyecto y manejaron la participación de Trump.

Nogueira dijo que uno de los videos fue encargado por él. Ivanka ayudó a organizar el acceso a la Torre Trump en Nueva York para algunas secuencias. “En este video que hicimos, yo estaba hablando y ella estaba hablando”.

Cuando Univision, una cadena de televisión estadounidense en español, mencionó por primera vez el papel de Nogueira en el proyecto Trump en una nota publicada en 2011, Eric Trump respondió que Nogueira era un vendedor no afiliado.

“He buscado y nunca he escuchado su nombre, ni aparece en nuestra base de datos. Lo que encontré es que (Nogueira) es propietario de una agencia de bienes raíces en Panamá que vende departamentos en nuestro edificio como tercero,” dijo a la cadena.

Cuando se le preguntó este mes por el comentario de Eric Trump en respuesta al reporte de Univision, la Trump Organization dijo que la compañía nunca tuvo vínculos con Nogueira ni lo conocía.

A pesar de un tercero, Nogueira y sus socios tuvieron un rol importante en el éxito del proyecto Trump, según entrevistas con exempleados clave en Homes, desarrolladores, inversores y abogados, y un análisis de registros corporativos en Panamá y otros documentos públicos.

Homes representó hasta la mitad de los 666 apartamentos que fueron vendidos por anticipado al prospecto del bono, dijeron personas involucradas en el proyecto a Reuters.

Eleanora Michailov, una rusa que se instaló en Canadá, era la directora ventas internacionales de Nogueira. La mujer recordó que él vendió la tercera parte del edificio, alrededor de 200 apartamentos. Otra agente de venta de Homes, Jenny Levy, pariente por matrimonio del desarrollador Khafif, dijo que ella sola vendió 30 departamentos.

“¡Vendimos la mitad del edificio, nena! Homes vendió la mitad”, dijo Levy en una entrevista por teléfono. Nogueira dijo que él y sus agentes alrededor del mundo vendieron entre 350 y 400 apartamentos y unidades del hotel.

Khafif, presidente y copropietario del desarrollador, Newland, dijo que no estaba seguro del número exacto, pero que Nogueira probablemente había vendido hasta 300 unidades. “Todo el mundo estaba haciendo cola para trabajar con él (…) En esa época era el mejor agente de bienes raíces de la ciudad”, dijo.

Homes halló un mercado listo en Rusia. “A los rusos les gusta presumir”, dijo Khafif, que participó de varios viajes de venta a Moscú. “Para ellos, Trump era el Bentley” de los bienes raíces.

Michailov dijo que se les pedía a los inversores en el Ocean Club pagar un 10 por ciento como adelanto por uno de los departamentos y dijo que el precio promedio de las unidades fue de alrededor de 350.000 dólares.

Los compradores tenían que pagar un total del 30 por ciento en un año, de acuerdo con el prospecto del bono, y Homes organizó la inversión estableciendo compañías panameñas para que los clientes sostuvieran acuerdos de preventa con la empresa de Khafif, Newland.

De acuerdo con registros corporativos de Panamá, durante 2006 y 2007 se registraron al menos 131 compañías controladoras que incluían alguna combinación de las palabras “Trump” y “Ocean” en su nombre (Trump Ocean 1806 Investment Corp, por ejemplo), todas para fines de acuerdos de preventa y la mayoría de ellas del grupo Homes.

En muchos casos, la identidad de los compradores no quedaba clara. Nogueira y otros empleados de Homes involucrados dijeron que las leyes panameñas de la época no obligaban a identificar a los propietarios.

No obstante, Igor Anopolskiy, quien en 2007 era el representante de Homes Real Estate en Kiev, aparecía como director de cuatro compañías de inversión Trump Ocean. Registros policiales muestran que fue arrestado en marzo de ese año por presunto tráfico de personas, liberado un año después bajo fianza, y detenido de nuevo en 2013.

En 2014, una corte de Ucrania le dio una sentencia suspendida de cinco años de prisión que fue reducida a tres años probatorios por delitos como contrabando de personas y falsificación, sin relación al proyecto Trump.

Entrevistado en Kiev, Anopolskiy dijo que hubo corrupción policiaca en el caso y negó haber cometido ningún delito.

La caída de Nogueira fue propiciada por un empresario colombiano llamado David Murcia Guzmán. Murcia fue imputado por lavado de dinero en noviembre de 2008, primero en Colombia y luego en Estados Unidos, y sentenciado a nueve años de prisión en Estados Unidos por conspirar para lavar dinero del narcotráfico. Después de cumplir seis años, se espera su deportación a Colombia, de acuerdo con su abogado Robert Abreu.

El gobierno de Colombia dice que Murcia cumplirá una condena de 22 años a su regreso por cargos que incluyen lavado de dinero. Murcia no obtuvo permiso de las autoridades estadounidenses para responder a las preguntas de Reuters.

Días después de las acusaciones contra Murcia, la atención se centró en Nogueira. Roniel Ortiz, exabogado de Nogueira y Murcia, dijo que Nogueira se había ofrecido a lavar dinero de Murcia comprando departamentos a su nombre. Murcia “no podía llevar su dinero al banco”, dijo Ortiz, así que Nogueira “se ofreció a ver cómo podía ayudar”.

Ortiz dijo que no sabía cuánto del dinero de Murcia se había usado en el proyecto de Trump, si es que se invirtió algo. Nogueira dijo que Murcia le entregó un millón de dólares para invertir en propiedades en Panamá, que Nogueira usó para pagar depósitos para hasta 10 departamentos del proyecto Trump, entre otras inversiones. Nogueira agregó: “No era un mal tipo; no creo que todo en esas acusaciones sea verdad”.

En 2013, Nogueira comentó en conversaciones grabadas de forma secreta por un exsocio comercial, que había lavado dinero como un servicio, moviendo decenas de millones de dólares a través de contactos en Miami y las Bahamas.

“Más importante que lavar el dinero de bienes raíces, era poder lavar el dinero del narcotráfico; había sumas mucho más grandes”, dijo en la grabación. “Cuando estaba en Panamá, lavaba regularmente dinero para más de una docena de empresas”.

La grabación fue escuchada por Reuters y verificada por cinco personas que conocen a Nogueira.

En comentarios a Reuters, Nogueira dijo que no recordaba haber hecho esas declaraciones y negó haber lavado dinero para el proyecto Trump o manejar recursos del narcotráfico. Asimismo, dijo que después de que su negocio de bienes raíces colapsó en 2009, estuvo involucrado en el manejo de dinero de funcionarios corruptos y políticos, y que se involucró en esquemas corruptos para vender visas panameñas.

LA CONEXIÓN RUSA

Para muchos involucrados en la historia del Trump Ocean Club de Panamá, algo importante ocurrió en una cálida y despejada noche a inicios de 2007.

El lugar fue Mar-a-Lago, el club privado de Trump en Florida. Los vendedores, clientes y potenciales clientes, cuyo buen juicio y dinero harían posible avanzar en la construcción del proyecto en Ciudad de Panamá, saltaban de sus Lamborghinis y Porsches a la alfombra que les daba la bienvenida.

Entretenidos con bebidas, música y chistes de la celebridad de televisión estadounidense Regis Philbin, los invitados lograron conocer y saludar a Trump y a sus hijos Donald Junior, Eric e Ivanka. El evento fue organizado para celebrar una exitosa campaña de ventas y para intentar concretar algunas más.

La Trump Organization no comentó sobre la fiesta. Philbin dijo a Reuters que no recordaba el evento, pues ocurrió hace 10 años. “Solía estar mucho con él (Trump)”, dijo Philbin. “Éramos buenos amigos”.

Nogueira dijo que estuvo en la fiesta y que ahí se reunió con Trump “por primera y única vez”. Recordó: “Nos presentaron y dijeron: ‘Ese es el tipo que vende Panamá’ y me agradeció. Sólo charlamos por dos o tres minutos”.

Además de Nogueira, los invitados incluyeron personas relacionadas con el proyecto como inversionistas o vendedores, algunos originarios de Rusia o la antigua Unión Soviética. Entre ellos, en la delegación de Homes y vistiendo un traje oscuro, estaba Alexander Altshoul, nacido en Bielorrusia.

“A los rusos les gustan sus marcas”, dijo Altshoul a Reuters al explicar por qué los inversores se sentían atraídos por Trump. “El momento era el correcto, especulaban. Muchos esperaban sacar ganancias”.

Altshoul, que es ciudadano canadiense, aparecía como “socio” y “propietario” de la compañía Homes en su sitio de internet en 2007. Se involucró con Homes después de mudarse a Panamá desde Toronto e invertir en el proyecto Trump con familiares y amigos, haciendo depósitos para 10 departamentos y una unidad del hotel.

Entre sus socios en esa inversión, de acuerdo con Altshoul y registros corporativos en Panamá, había un moscovita llamado Arkady Vodovosov. En 1998, Vodovosov fue sentenciado a cinco años de prisión en Israel por secuestro y amenazas de violencia, de acuerdo con registros de la corte.

En una entrevista telefónica, Vodovosov dijo que las investigaciones sobre su implicación en el proyecto de Trump son disparates. “Estuvimos en Panamá muy poco tiempo y salimos de ahí hace mucho tiempo”, dijo negándose responder más preguntas.

Altshoul asistió a la fiesta Mar-a-Lago con otro socio de Homes, Stanislau Kavalenka, recordaron asistentes. Kavalenka era otro emigrante canadiense originario de la ex Unión Soviética.

En diferentes momentos, tanto Altshoul como Kavalenka enfrentaron acusaciones de estar relacionados con el crimen organizado, pero sus cargos fueron retirados.

En el caso de Altshoul, la policía de Toronto presentó cargos en abril de 2007, mientras él promovía el proyecto Trump. Fue acusado de estar implicado en un esquema de fraude hipotecario, no relacionado con el proyecto de Panamá, que involucraba el envío de fondos a través de Letonia. El caso fue desechado un año después.

En una declaración, el gobierno de Canadá dijo que es su deber “retirar cargos cuando no hay probabilidades reales de condena o si no es del interés público continuar”. No abundó en el caso. Altshoul dijo que la decisión demostró su inocencia.

En 2004, procuradores canadienses acusaron a Kavalenka de proxenetismo y secuestro de prostitutas rusas. El caso fue retirado en 2005, luego de que las presuntas prostitutas, quienes eran las principales testigos, no se presentaron a la corte. Kavalenka, que está prófugo, no respondió a preguntas sobre su papel en el proyecto de Trump enviadas a través de su familia en Canadá.

Nogueira dijo que Altshoul y Kavalenka se habían integrado a Homes juntos, primero como clientes y luego como socios. Altshoul le dijo que él había tenido dificultades, “pero que se habían resuelto, y no era mi problema”, según Nogueira.

Nogueira también dijo que después de haber leído del caso de Kavalenka en Toronto en Google, Kavalenka le dijo: “Estaba haciendo trabajar a algunas chicas. Así ganaba dinero, pero fui absuelto”.

VENDIDOS COMO PAN CALIENTE

En los meses posteriores a la fiesta en Mar-a-Lago, las perspectivas para todos los involucrados en el Trump Ocean Club lucían prometedoras. En medio de una burbuja global de bienes raíces y con un discurso exitoso, las ventas sobrepasaron las expectativas.

En noviembre de 2007 se emitió un prospecto de bonos a fin de levantar los fondos para la construcción. Para finales de junio de ese año, decía el prospecto, el proyecto había “prevendido aproximadamente el 64 por ciento de los condominios y unidades comerciales”, garantizando al menos 278,7 millones de dólares al término del proyecto.

Trump dijo después, en un video promocional en 2011 previo a la apertura, que el proyecto se había vendido “como pan caliente”.

Pero no todo el dinero recibido en la campaña de preventa habría sido canalizado para fondear el proyecto. Nueve exsocios y empleados de Nogueira entrevistados por Reuters afirmaron que en el Ocean Club y otros desarrollos Nogueira no entregó a los desarrolladores el dinero que había recibido o vendió las mismas propiedades a más de un cliente, lo que resultó en que al completarse los proyectos algunos clientes no tenían derechos claros sobre las propiedades.

Aún se desconoce exactamente cuántos departamentos fueron vendidos por partida doble. Michailov dijo que 10 de 80 departamentos en la torre Trump que ella vendió habían sido vendidos también por Nogueira a otros.

Demandas en Panamá y quejas escritas vistas por Reuters registran al menos seis instancias de presunto fraude por Nogueira, tanto en el proyecto Trump como en otros. Dos de las quejas vistas por Reuters estaban en los llamados “Panama papers”, documentos de una firma de abogados local que fueron filtrados por el diario Süddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Ortiz, ex abogado de Murcia y Nogueira, dijo sobre el proyecto con la marca Trump: “Cuando el edificio estuvo finalizado y la gente llegó para buscar sus departamentos, se encontraron entre sí; dos o tres personas peleando el mismo departamento”.

Las quejas contra Nogueira, incluyendo acusaciones de fraude en las ventas del Trump Ocean Club, resultaron en cuatro casos criminales en su contra en Panamá, que culminaron con su arresto en mayo de 2009 por cargos de fraude.

Nogueira dijo que las ventas duplicadas ocurrieron por cambios en las especificaciones del edificio. Dijo que él nunca vendió de forma deliberada un departamento dos veces. Y aseguró que no todos perdieron dinero en sus inversiones y que la mayoría de los que perdieron lo hizo por decisiones de inversión malas o desafortunadas.

“Si estás buscando ganar dinero fácil con la especulación, entonces debes aceptar que hay un riesgo”, sostuvo.

Liberado bajo una fianza de 1,4 millones de dólares, Nogueira continuó viviendo en Panamá hasta 2012, cuando huyó a su natal Brasil a pesar de una prohibición para salir del país, para después huir de nuevo.

Karen Kahn, fiscal federal en Sao Paulo, reveló que Nogueira estaba bajo una investigación federal por lavado internacional de dinero, un caso desatado por varias transferencias bancarias que terminaron en sus cuentas desde Panamá.

Nogueira, quien rechazó revelar dónde vive ahora, aceptó reunirse con Reuters y NBC News el 13 de noviembre en un lugar neutral, bajo la condición de que no se revelara la ubicación.

Nogueira dijo que había una orden de arresto en su contra en Panamá. “Claro que en este momento puedo ser considerado por el sistema de justicia un prófugo. Pero hay dos versiones para todo”.

Los presuntos fraudes no fueron el único costo para los inversionistas. Después del colapso global de los bienes raíces de 2008, cualquier posibilidad de ganancia rápida con el proyecto Trump se esfumó.

Cuando el proyecto Trump Ocean Club se completó en 2011, muchos inversionistas habían retirado y perdido sus depósitos en vez de desembolsar el 70 por ciento que debían. Los bonistas perdieron también, después de que la compañía de Khafif, Newland, cayera en incumplimiento de pagos y el bono fuera reestructurado.

Hubo alguien que aun así tuvo ganancias: Donald Trump.

Sin importar las pérdidas que los inversionistas pudieran sufrir, bajo el acuerdo de licencia de Trump, detallado originalmente en el prospecto del bono, el futuro presidente de Estados Unidos tenía garantizado su pago.

Registros de la bancarrota de Newland de 2013 en corte indican que Trump accedió a reducir su cuota, pero que aún ganó entre 30 y 50 millones de dólares por haber prestado su nombre al proyecto.

(Reporte de Ned Parker desde Nueva York y Toronto, Stephen Grey en Londres, Stefanie Eschenbacher y Christine Murray en Ciudad de Panamá, Brad Brooks en Americana, Brasil, y Roman Anin; reporte adicional de Nathan Layne en Nueva York y Toronto, Elida Moreno en Ciudad de Panamá, Angus Berwick en Madrid, Tom Bergin en Londres y Denis Dyomkin y Anna Mehler Paperny en Toronto. Esta historia fue reporteada en asociación con Organized Crime and Corruption Reporting Network; OCCRP; , un grupo periodístico sin ánimo lucro: Roman Anin en Moscú y Tel Aviv, y Anna Babinets y Elena Loginova en Kiev; traducido al español por Sheky Espejo y Stefanie Eschenbacher; editado en español por Pablo Garibian y Carlos Serrano)

“No hay marcha atrás”, dice a Mugabe el partido gobernante de Zimbabue tras golpe de Estado

Por MacDonald Dzirutwe

HARARE (Reuters) – Los líderes del partido del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, planean sacarlo del poder si el mandatario de 93 años se resiste a las presiones del Ejército para que renuncie, dijo el viernes una fuente del partido.

El único líder que Zimbabue conoce desde su independencia de Reino Unido en 1980 insiste en que todavía es el legítimo presidente del país, pero la fuente, un miembro de alto rango del partido de Mugabe ZANU-PF, dejó claro que la agrupación política quiere que el exguerrillero deje el poder.

“Si se pone terco, acordaremos que sea despedido el domingo”, dijo la fuente. “Cuando eso esté hecho, habrá un juicio político el martes”.

El periódico oficial de Zimbabue, el Herald, publicó fotografías el jueves por la noche que mostraron a Mugabe sonriendo y estrechando la mano del general Constantino Chiwenga, líder del golpe de Estado de esta semana.

Eso sugiere que Mugabe está resistiendo los intentos golpistas de Chiwenga, pero algunas fuentes políticas aseguraron que el líder africano solo trata de retrasar su salida hasta las elecciones programadas para el próximo año.

La fuente del ZANU-PF dijo que eso no era así y que, ansiosos por evitar un prolongado estancamiento, los líderes del partido están elaborando planes para sacar definitivamente del poder a Mugabe el fin de semana si se niega a renunciar.

“No hay marcha atrás”, dijo la fuente a Reuters. “Es como un partido retrasado por una fuerte lluvia, con el equipo local ganando 90-0 en el minuto 89”.

Las opciones de Mugabe parecen limitadas. El Ejército lo tiene cercado; su esposa, Grace, se encuentra bajo arresto domiciliario; y sus aliados políticos clave están bajo custodia militar. La policía, otrora uno de sus principales fuentes de apoyo, no ha mostrado señales de resistencia.

Además, tiene poco respaldo popular en la capital, un semillero de apoyo para la oposición que ha aprovechado la ira y la frustración por el manejo de Mugabe de la economía, que se derrumbó en 2000 tras una serie de tomas de granjas que eran propiedad de miembros de la minoría blanca.

El desempleo está ahora en casi un 90 por ciento y la escasez crónica de una moneda fuerte está elevando el precio de las importaciones hasta en un 50 por ciento al mes.

(Reporte adicional de Ed Cropley en Johannesburgo y Warren; Strobel en Washington. Editado en español por Rodrigo Charme)

Ciudad de Buenos Aires coloca 400 millones de dólares en bonos tras recompra de deuda

Por Eliana Raszewski

BUENOS AIRES (Reuters) – La Ciudad de Buenos Aires dijo que colocó el jueves bonos por 7.063 millones de pesos (unos 400 millones de dólares al tipo de cambio usado), luego de que más temprano recomprara títulos por 458 millones de dólares que tenían un promedio de vencimiento mucho más cercano.

La recompra alcanzó al 70 por ciento de los bonos elegibles, nueve títulos distintos con vencimientos de un año, en promedio, al tiempo que la nueva deuda a 10,25 años en moneda local pagará 3,75 puntos porcentuales sobre la tasa ‘Badlar’.

“La colocación fue un éxito para la ciudad, ya que este bono a 10 años y en pesos nos permite extender los vencimientos y también alcanzar un ‘mix’ de monedas cercano al 50/50 en dólares y pesos”, dijo a Reuters el ministro de Hacienda de Buenos Aires, Martín Mura.

El total de ofertas que recibió la ciudad fue de un equivalente a 410 millones de dólares, por debajo de los 500 millones de dólares previstos por el Gobierno local.

La ciudad tendría garantizado el financiamiento para el 2018 con la nueva emisión, que se suma a los préstamos que desembolsarán organismos multilaterales de crédito como el Banco Mundial y el BID para distintas obras.

En marzo, la administración de la capital del país austral colocó un bono a siete años en pesos a tasa Badlar más 325 puntos básicos. Actualmente dicha tasa promedia un 22,81 por ciento anual.

En la presentación del presupuesto 2018 de la ciudad, en el que se prevé equilibrio fiscal, el ministro Mura dijo que esperan reducir “la exposición a moneda extranjera en el orden del 50 por ciento en el 2019”.

(Reporte adicional de Nicolás Misculin; Editado por Jorge Otaola)

Millonario busca volver al poder en Chile con promesas de acelerar la economía

Por Antonio De la Jara, Fabian Cambero y Felipe Iturrieta

SANTIAGO (Reuters) – El multimillonario conservador Sebastián Piñera buscará el domingo volver a sentarse en la silla presidencial de Chile, alentado por el descontento con la desgastada coalición gobernante de centroizquierda.

Como hizo la saliente mandataria socialista Michelle Bachelet, el hábil hombre de negocios de 67 años busca convertirse en el primer político de derecha en ocho décadas en llevar las riendas de Chile por segunda vez.

Piñera, que gobernó entre 2010 y 2014, promete corregir algunas reformas impulsadas por Bachelet y duplicar la tasa de crecimiento bajo su eventual gobierno para que Chile sea el primer país latinoamericano en alcanzar el desarrollo en 2025.

El candidato, un doctor en Economía de la Universidad de Harvard y dueño de una de las mayores fortunas del país, es el tercero de cinco hermanos de distintas tendencias políticas entre quienes destacan José, quien diseñó el sistema de pensiones del país; Pablo, economista vinculado a la centroizquierda; y Miguel, músico.

Pese a ser el abanderado de los conservadores, Piñera ha recordado en esta campaña -en un guiño a las colectividades más de centro- que votó en contra de la permanencia en el poder del dictador Augusto Pinochet en un plebiscito clave en 1988, que permitió un pactado retorno a la democracia.

Amante del fútbol -fue dueño del popular equipo Colo Colo- y piloto de helicópteros, Piñera siempre se ha considerado a sí mismo un emprendedor. El candidato está casado desde hace más de 40 años y tiene cuatro hijos.

GUILLIER, LA PROMESA DE CONTINUIDAD

Con el compromiso de blindar el legado de reformas económicas y sociales de Bachelet, el candidato oficialista Alejandro Guillier espera consolidarse el fin de semana como la mejor opción de la centroizquierda para desafiar a Piñera.

De aspecto severo, Guillier -de 64 años- se hizo conocido como periodista de radio y televisión, para luego volcarse a la política. Hoy es senador de una región minera del país, el principal productor mundial de cobre.

Apoyado por los partidos oficialistas de izquierda pero registrado como candidato independiente, Guillier ha dicho que su propuesta surgió en respuesta al desencanto de la gente contra la corrupción política y prácticas oscuras de la élite.

Pero no ha logrado convencer a todos los partidarios de la coalición de centroizquierda que llevó al triunfo rotundo de Bachelet hace cuatro años. Incluso la Democracia Cristiana (DC) decidió ir a los comicios con su propia candidata.

Algunos creen que el aspirante tiene poco carisma y eso ha sido un obstáculo para seducir a votantes y doblegar a Piñera.

Sin embargo, Guillier apuesta a aglutinar el apoyo de toda la centroizquierda en una eventual segunda vuelta y cree en la construcción de consensos en favor de las metas de la mayoría.

SÁNCHEZ, LA JUGADORA CLAVE EN UN BALOTAJE

Los sondeos muestran en el tercer lugar a la periodista Beatriz Sánchez, aspirante de 46 años del incipiente bloque de izquierda Frente Amplio, que propone ampliar la gratuidad educacional e impuestos a los “súper ricos”. Su apoyo sería clave para Guillier si logra pasar a un balotaje con Piñera.

Sánchez ya advirtió que una alianza en segunda vuelta pasará por el compromiso de eliminar el sistema privado de pensiones y la creación de un “seguro universal y solidario” en salud, en el que los privados tengan un rol secundario.

LA JOVEN REPRESENTANTE DE CENTRO

La otra mujer en la contienda es la senadora y líder del partido de centro Democracia Cristiana, Carolina Goic, de 44 años y cuya candidatura surgió de la división del bloque gobernante Nueva Mayoría.

Su propuesta es avanzar con las reformas sociales de Bachelet, pero de manera más gradual, y poner el foco de la administración en dinamizar una debilitada economía. Se busca posicionar como una alternativa más moderada.

EL HIJO DE UN GUERRILLERO

Desde la izquierda también competirá el líder del Partido Progresista Marco Enríquez-Ominami, que aunque tiene 44 años este será su tercer intento de llegar a la presidencia. Hijo de un guerrillero asesinado en la dictadura, el exdiputado propone un modelo que reconcilie libre mercado con derechos sociales garantizados.

Después de un escándalo de financiamiento irregular en su última campaña, su candidatura perdió fuerza y se vio forzado a tender puentes con el oficialismo para un eventual balotaje.

LA OTRA DERECHA

Otro candidato conservador a la presidencia es el diputado José Antonio Kast, de 51 años y padre de nueve hijos, un exmilitante de la Unión Demócrata Independiente (UDI) que renunció cuando el partido se distanció del dictador Augusto Pinochet.

Pese a que los sondeos no le asignan más de un 4 por ciento de apoyo, sus votos podrían ser clave para Piñera en segunda vuelta. Kast ha criticado al gobierno de Bachelet, en especial por temas como la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario, y se ha esforzado por captar el voto más duro y conservador de la derecha con guiños a grupos religiosos.

“SOLDADO DE MADURO”

Con un escaso apoyo, el senador del Partido Amplio de Izquierda Socialista (PAIS), Alejandro Navarro, de 58 años, plantea un rol más activo del Estado en la economía y en temas polémicos como las pensiones, la educación y la salud.

Al igual que la otros candidatos de izquierda, propone una asamblea constituyente para modificar la Constitución que data de la dictadura. El candidato ha confesado su simpatía por el presidente venezolano Nicolás Maduro e incluso dijo que si lo llamaba “para ser su soldado”, iba inmediatamente, algo que ha sido usado por sus contendores para criticarlo.

EL CANDIDATO COMUNISTA

Aunque no figura en los sondeos, el candidato Eduardo Artés, de 66 años, es un docente y líder del partido de izquierda Unión Patriótica. De pensamiento marxista-leninista, es un fuerte crítico del sistema de libre mercado y aboga por una rebelión de la clase trabajadora ante el modelo.

Sus dardos han apuntado a todos los otros aspirantes, a quienes considera representantes de la élite e incapaces de llevar a cabo una revolución que lleve a los trabajadores al poder. La defensa del gobierno de Corea del Norte es uno de los puntos más criticados por sus rivales.

(Editado por Pablo Garibian)