Trump contacta a los demócratas para elaborar una “gran” ley de salud en EEUU

WASHINGTON (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que llamó al demócrata de más alto rango en el Senado para sondear si está interesado en trabajar en una “gran” ley de salud que sustituya al Obamacare, tras los intentos fallidos de los republicanos para acabar con el reglamento.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, indicó que Trump le dijo el viernes durante la llamada telefónica que quería volver a intentar derogar y reemplazar la normativa, cuyo nombre oficial es Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio.

“Le dije al presidente que eso está fuera de discusión”, comentó Schumer en una declaración. “Si quiere que trabajemos juntos para mejorar el sistema de salud existente, los demócratas estamos abiertos a sus sugerencias”.

Los republicanos fracasaron varias veces este año en sus intentos por acabar con la ley patrocinada por el expresidente Barack Obama, una promesa por la que llevan siete años haciendo campaña. Trump mostró su frustración por esta situación e insultó de forma abierta a sus correligionarios republicanos durante el verano boreal.

“Llamé a Chuck Schumer ayer para ver si los demócratas quieren hacer una gran Ley de Cuidado Sanitario”, escribió Trump en Twitter el sábado. “El Obamacare está muy quebrado, grandes primas. ¡Quién sabe!”, agregó.

Schumer destacó los esfuerzos bipartidistas del senador republicano Lamar Alexander y de la demócrata Patty Murray para mejorar el Obamacare como “un buen punto de partida”.

(Reporte de Yeganeh Torbati; editado en español por Carlos Serrano)

“Crisis” del servicio de salud británico es culpa del Gobierno: Stephen Hawking

LONDRES (Reuters) – El astrofísico británico Stephen Hawking declaró que el Gobierno conservador británico había provocado una crisis en el estatal Servicio Nacional de Salud (NHS) y que estaba llevándolo hacia un sistema centrado en el lucro, tal como en Estados Unidos.

En una columna publicada el sábado en el diario The Guardian, el cosmólogo, que fue diagnosticado con una enfermedad motoneuronal cuando tenía 21 años, acusó al ministro de Salud, Jeremy Hunt, de justificar sus políticas eligiendo a su conveniencia la evidencia científica.

“La atención que he recibido desde que me diagnosticaron con una enfermedad motoneuronal cuando era estudiante, en 1962, me ha permitido vivir mi vida como he querido y contribuir con los grandes avances en nuestro entendimiento del Universo”, escribió Hawking.

Fundado en 1948, el NHS es una institución que da salud gratis a los británicos desde el nacimiento hasta la muerte. Pero en los últimos años el sistema se ha visto muy presionado, ante recortes de presupuesto, el envejecimiento de la población y tratamientos cada vez más caros y complejos.

“En Estados Unidos (…) las corporaciones recogen grandes ganancias, (el acceso a) la salud no es universal y es descomunalmente más cara”, escribió el científico. “La dirección del cambio es hacia un sistema de seguros de salud como el estadounidense”, agregó.

El año pasado, los médicos del país fueron a huelga por primera vez en cuarenta años contra los planes de modificar sus condiciones. El Gobierno afirma que estudios muestran que las tasas de mortalidad son más altas en fines de semana y que las reformas darán un servicio consistente los siete días.

Hawking acusó a las autoridades de elegir la información que les convenía para justificar sus argumentos y escribió que esa práctica era inaceptable. “Citar algunos estudios pero suprimir otros para justificar políticas que quieren implementar por otras razones corrompe la cultura científica”, declaró.

Por su parte, Hunt respondió en Twitter que “Stephen Hawking es un físico brillante, pero errado respecto a la falta de evidencia del efecto de los fines de semana. Su falsedad más perniciosa es la idea de que el Gobierno quiere un sistema de salud como el de Estados Unidos”.

(Reporte de Michael Holden; Editado en español por Janisse Huambachano)

Inviertan en salud y educación, advierte el BCE a los gobiernos de la zona euro

FRÁNCFORT (Reuters) – Los gobiernos de la zona euro deberían aumentar el gasto en salud, educación e infraestructura si quieren dejar atrás su problema de deuda, dijo el martes el Banco Central Europeo.

El estudio del BCE se suma a los llamados de mayor inversión en el bloque, donde muchos países tienen una alta deuda pública y escasas perspectivas de crecimiento a largo plazo a pesar de un reciente repunte cíclico.

Después de años de presupuestos gubernamentales limitados o menguantes, el BCE recomendó canalizar el gasto hacia categorías “favorables al crecimiento” como educación, salud e infraestructura.

“Se debe prestar especial atención a redirigir más recursos hacia las áreas de salud, educación o infraestructura, ya que se ha demostrado que este tipo de gasto tiene efectos positivos a largo plazo sobre el crecimiento, mientras se recorta el gasto menos productivo”, dijo la entidad en el estudio.

El BCE, que ha inundado la zona euro con dinero barato, se ha atribuido el mérito de un fuerte rebote en la economía del bloque en el último año. Pero también advirtió que esta situación no durará a menos que los gobiernos y las autoridades europeas tomen medidas estructurales.

Entre las medidas citadas en el estudio, el BCE recomendó aliviar la carga fiscal sobre trabajadores y empresas, centrándose más en propiedades y consumo.

El BCE, que establece la política monetaria de la zona euro, no tiene una voz directa en la política fiscal de los gobiernos, pero uno de sus miembros participa en las reuniones de los ministros de Finanzas del bloque.

(Información de Francesco Canepa. Editado en español por Javier Leira)

Mayoría de estadounidenses quiere que el Congreso deje a un lado reforma de la salud: sondeo

Por Chris Kahn y Michael Erman

NUEVA YORK (Reuters) – Una mayoría de estadounidenses está dispuesta a dejar de lado la reforma de la ley de salud en este punto, después de que el viernes fracasó el último intento del Senado para desmantelar el Obamacare, según un sondeo exclusivo de Reuters/Ipsos publicado el sábado.

Casi dos tercios del país quiere mantener o modificar la Ley de Salud Asequible, conocida popularmente como Obamacare, y una mayoría de ciudadanos aboga por que el Congreso desvíe su atención a otras prioridades, indicó la encuesta.

Los republicanos buscan acabar con el Obamacare desde que el presidente demócrata Barack Obama lo firmó como ley en 2010 y parecía que finalmente lo lograrían cuando el republicano Donald Trump llegó a la Casa Blanca en enero. No obstante, la ley, que ayudó a que 20 millones de personas obtuvieran un seguro de salud, es cada vez más popular.

El sondeo efectuado los días 28 y 29 de julio a más de 1.130 estadounidenses, tras el fracaso de la iniciativa republicana en el Senado, halló que el 64 por ciento prefiere mantener el Obamacare “tal y como está” o arreglar “áreas problemáticas”. Esta cifra subió desde el 54 por ciento de enero.

El estudio indicó que el apoyo a la ley sigue estando muy ceñido a las líneas partidistas, ya que nueve de cada 10 demócratas y solo tres de cada 10 republicanos dijeron que quieren mantener o modificar el Obamacare.

Entre los republicanos, tres cuartos dijeron que les gustaría que sus líderes intenten derogar y reemplazar el Obamacare en algún momento, aunque la mayoría afirmó que daría más prioridad a otros asuntos ahora mismo.

La decepción entre los republicanos y la alegría en las filas demócratas por el fracaso de la iniciativa eran palpables. Dos tercios de los republicanos se sentían “mal” por la situación, mientras que tres cuartas partes de los demócratas estaban “bien”, según el sondeo de Reuters/Ipsos.

Al ser preguntados sobre lo que creían que debería hacer el Congreso a continuación, la mayoría de estadounidenses escogió otras prioridades, como la reforma tributaria, las relaciones exteriores y las infraestructuras. Solo el 29 por ciento afirmó querer que los republicanos en el Congreso “sigan trabajando en una nueva ley de salud”.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Requerimientos globales de salud ascienden a 371.000 millones de dólares anuales hasta 2030: OMS

Bolsas de Asia bajan tras retraso en votación de reforma de salud en EEUU

Por Lisa Twaronite

TOKIO (Reuters) – Las bolsas de Asia caían el miércoles después de que Wall Street sufriera un golpe por el retraso en la votación sobre la reforma de salud en Estados Unidos, y el euro se recuperaba luego de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, sugirió que el BCE podría reducir su estímulo este año.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón bajaba un 0,4 por ciento, alejándose de los máximos en más de dos años que probó a principios de esta semana. El lunes, el referencial tocó su nivel más alto desde mayo del 2015.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 0,5 por ciento, lastrado por la debilidad de las acciones tecnológicas.

El martes, el S&P 500 registró su mayor caída diaria en unas seis semanas y cerró en su nivel más bajo desde el 31 de mayo, luego de que el Senado de Estados Unidos retrasó la votación sobre un proyecto de reforma de salud.

El índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas importantes, bajaba un 0,1 por ciento a 96,300. Frente a la moneda japonesa, el dólar restaba un 0,3 por ciento a 112,135 yenes.

El euro se fortalecía un 0,5 por ciento a 1,13 dólares después de que Draghi, hablando en una conferencia en Portugal, dijo que el BCE podría ajustar sus herramientas de política a medida que las perspectivas económicas mejoren en Europa.

En los mercados de materias primas, el crudo Brent de Londres restaba un 0,2 por ciento, a 46,55 dólares por barril, y los futuros del petróleo en Estados Unidos perdían un 0,5 por ciento, a 44,04 dólares por barril.

Una moneda estadounidense más débil ayudaba a reforzar al oro al contado, que subía un 0,4 por ciento a 1.251,59 dólares la onza.

(Reporte adicional de Ayai Tomisawa en Tokio. Editado en español por Carlos Aliaga)

Trump habla con senadores republicanos en busca apoyo para reforma al sistema de salud

WASHINGTON (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó el viernes por teléfono a varios senadores republicanos para sumar apoyo a la reforma al sistema de salud elaborada por su partido, y reconoció que afronta un “camino muy, muy estrecho” para su aprobación.

Cinco senadores republicanos anunciaron que no respaldarán el proyecto, diseñado para reemplazar el plan conocido como “Obamacare”. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron el viernes que Trump se contactó con el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y con otros legisladores.

Trump indicó que se podrían hacer cambios a la propuesta desvelada el jueves por los senadores republicanos para sustituir la ley sanitaria del expresidente Barack Obama. La reforma reduciría las ayudas a los pobres y suprimiría un impuesto a los ricos.

La propuesta busca cumplir una promesa central de la campaña de Trump de “derogar y sustituir” la ley de 2010 que se aprobó bajo el mandato de Obama y que expandía la cobertura sanitaria a millones de estadounidenses. Tras el rechazo de los cuatro senadores, su destino se tornó incierto, ya que dejó a los republicanos sin votos suficientes para su aprobación.

Los demócratas, por el contrario, están unidos en su oposición a la medida, elaborada en secreto por un grupo liderado por McConnell. Los republicanos consideran la Ley de Salud Asequible de Obama como una costosa intromisión del gobierno en un mercado privado.

El jueves, Obama escribió en Facebook que “si hay alguna posibilidad de que enfermes, envejezcas o formes una familia, este programa te hará daño”.

(Reporte de Jeff Mason y Yasmeen Abutaleb, reporte adicional de Caroline Humer, Lewis Krauskopf y Susan Heavey. Editado en español por Javier Leira)

Agencia estima que 23 millones de personas perderían seguro de salud en EEUU con plan republicano

Por Yasmeen Abutaleb

WASHINGTON, 24 mayo (Reuters) – Unas 23 millones de personas perderían su seguro de salud para el 2026 si se aprueba un proyecto de ley republicano que busca derogar el llamado “Obamacare”, dijo el miércoles una agencia independiente del Gobierno en su primer cálculo del posible impacto de la propuesta.

El reporte de la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO, por su sigla en inglés) también dijo que el déficit federal caería en 119.000 millones de dólares entre 2017 y 2026 con el proyecto, que fue aprobado este mes por la Cámara de Representantes, de mayoría republicana.

Los datos de la CBO complica aún más a los senadores republicanos que trabajan en una versión de la ley.

Los republicanos de la Cámara de Representantes fueron muy criticados por aprobar el proyecto de ley antes de que la CBO terminara su evaluación. El Gobierno de Trump depende de los recortes de la ley de salud para cumplir con sus previsiones de presupuesto federal.

El proyecto se llama Ley de Cuidado de la Salud Estadounidense y lograría un objetivo de larga data de los republicanos: derogar y reemplazar gran parte de la Ley de Cuidado de la Salud Asequible del 2010 aprobada por el expresidente Barack Obama, conocida comunmente como “Obamacare”.

El Congreso busca aprobar el proyecto de ley bajo un proceso llamado reconciliación, que requiere sólo de una mayoría simple en el Senado, donde los republicanos tienen 52 de 100 escaños, en lugar de 60 votos. Según esa modalidad, todos los elementos de la ley deben tener un impacto presupuestario directo o de otra manera serán eliminados de la propuesta.

La CBO dijo que el déficit federal caería en 119.000 millones de dólares entre 2017 y 2026 con la ley republicana.

El proyecto de la Cámara baja eliminaría la mayor parte de los impuestos del “Obamacare” que ayudan a subvencionar la cobertura de salud privada para las personas, revocaría el plan gubernamental de salud Medicaid para los pobres y discapacitados y reemplazaría los créditos tributarios por ingresos para la compra de seguros médicos con créditos según la edad.

(Reporte de Yasmeen Abutaleb; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Aún se desconoce la causa de más de la mitad de las muertes en el mundo: OMS

Por Kate Kelland

(Reuters) – Más de la mitad de las muertes que se producen en el mundo no tiene una causa registrada, lo que dificulta el control sanitario y la toma de decisiones en materia de políticas públicas, dijo el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, una mejora en la recopilación de los datos hizo que se registraran las causas en 27 millones de las 56 millones de muertes que se estima que hubo a nivel mundial en el 2015, comparado con apenas una tercera parte en el 2005, indicaron las Estadísticas Sanitarias Mundiales que publica anualmente la OMS.

En su informe, la agencia de la ONU dijo que “varios países, entre ellos Irán, China y Turquía, han logrado avances importantes en la mejora de los datos que recopilan”. En Irán, el 90 por ciento de las muertes ahora se registra con detalle de sus causas, frente a sólo el 5 por ciento en 1999, según la OMS.

Si bien las cosas han mejorado considerablemente en los últimos años, muchos países todavía no recopilan de forma sistemática datos de buena calidad, dijo Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS para Sistemas y Servicios de Salud, en un comunicado.

“Si los países no conocen las causas de enfermedad y muerte en la población, es mucho más difícil saber qué hacer al respecto”, señaló Kieny. La OMS está trabajando en colaboración con los gobiernos para fortalecer los sistemas de información médica y mejorar la calidad de los datos, agregó la funcionaria.

El nuevo reporte de la OMS se concentró en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que son metas acordadas internacionalmente y adoptadas en 2015 para evaluar problemas de inequidad en materia de salud, clima, saneamiento y economía.

El informe reveló que las muertes maternas y neonatales están bajando: la tasa global de mortalidad de neonatos en 2015 fue de 19 bebés cada 1.000 nacidos vivos y la de menores de 5 años fue de 43 niños cada 1.000 nacidos vivos (un 37 y un 44 por ciento menos que en el 2000). Unas 830 mujeres murieron por día debido a complicaciones del embarazo o el parto en el 2015.

En lo que respecta a enfermedades infecciosas, la OMS dijo que se calcula que 2,1 millones de personas se infectaron con VIH en el 2015, un 35 por ciento menos que en el 2000. Hubo cerca de 212 millones de nuevos casos de malaria en el mundo en 2015, y casi un 60 por ciento de la población mundial en riesgo de contraer la enfermedad tuvo acceso a mosquiteros tratados con insecticidas, comparado con un 34 por ciento en el 2010.

No hay razón de alarma sobre salud de reina Isabel de Inglaterra: fuente

Por Michael Holden

LONDRES, 4 mayo (Reuters) – No hay razón para la alarma sobre la salud de la reina Isabel de Inglaterra y su marido Felipe después de que toda la plantilla fuera convocada a una reunión en el Palacio de Buckingham, dijo una fuente a Reuters el jueves.

El diario Daily Mail había informado previamente que se había convocado a los asesores de alto rango de todo el país a una reunión de urgencia en el palacio, lo que llevó a especulaciones en los medios sociales sobre la salud de los monarcas.

“No hay causa de alarma”, dijo a Reuters la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

El Palacio de Buckingham no hizo comentarios sobre la información del Mail, pero la fuente dijo que este tipo de reuniones se celebran ocasionalmente.

La Reina, que celebró su cumpleaños número 91 el mes pasado, y Felipe de Edimburgo, que cumple 96 años el mes que viene, aún llevan a cabo tareas oficiales con regularidad, aunque han recortado su carga de trabajo en los últimos años.

La reina Isabel se reunió el miércoles con la primera ministra Theresa May para acordar formalmente la disolución del Parlamento antes de las elecciones de junio, mientras que Felipe acudió a una inauguración en el Lord’s Cricket Ground, en el centro de Londres.

(Reporte de Michael Holden. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga vía Mesa Santiago)