El tiempo - Tutiempo.net
Mundo

Catapultas de madera y flechas en llamas frente a las armas de la policía de Hong Kong

14 de noviembre de 2019


Un manifestante con un arco y una flecha junto a la autopista Tolo de Hong Kong el 13 de noviembre de 2019 . ©AFP

Hong Kong (AFP) - Las armas parecen más propias de la Edad Media que de una gran ciudad como Hong Kong, donde los manifestantes prodemocracia están usando catapultas de madera, flechas en llamas y arcos, artefactos explosivos de fabricación artesanal y barricadas de bambú para cortar carreteras y frenar a la policía.

Las carreteras del territorio se vieron bloqueadas esta semana con barricadas de bambú y en las calles aparecieron pequeños montículos con ladrillos para impedir el paso de la policía.

Las universidades son ahora el epicentro de batalla, donde grupos de estudiantes se están preparando para "defenderse" de la policía.

El sistema de transporte sigue paralizado y los manifestantes están usando nuevas armas, como cócteles Molotov y ladrillos, en sus enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Asimismo usan material deportivo –como jabalinas, arcos y flechas que toman de los almacenes de las universidades– así como raquetas de tenis para rechazar las granadas de gas lacrimógeno que lanza la policía.

Los manifestantes retiraron sillas y colchones de las residencias universitarias para usarlas como barricadas y escudos frente a las balas de goma de la policía.

También sorprende la presencia de catapultas de estilo medieval en este megalópolis, considerada una de las más modernas del mundo.

Los manifestantes usan además miguelitos (piezas de hierro con púas) para impedir las cargas a pie o en vehículos con neumáticos.

Este jueves unos mil manifestantes estaban en la Universidad Politécnica de Hong Kong a la espera de una posible carga policial.

Este campus está situado frente al Cross Harbour tunnel, una carretera clave que conecta la península de Kowloon con Hong Kong Island.

Los manifestantes cortaron el paso el miércoles y han instalado una catapulta con vista al túnel por si la policía intentara romper las barricadas.

"Si vienen más tarde vamos a cargarla con ladrillos, cócteles Molotov y flechas incendiarias", dijo un manifestante de 23, que usa el seudónimo Ah Fai.

Algunas manifestantes lanzan flechas con la punta encendida desde un puente en dirección a la policía.

- "Fábrica de armas" -

Los vídeos que circulan en las redes sociales muestran a los manifestantes celebrando el lanzamiento de objetos en llamas con una catapulta.

Casi seis meses después de su inicio, en junio, el movimiento prodemocracia sigue marcado por la acción colectiva, a la que se añade ahora la violencia en los enfrentamientos con la policía.

En la Universidad Politécnica los estudiantes instalaron controles, también para los medios de comunicación, para saber quién entra y quién sale.

"Es para evitar que entren agentes de paisano", explica Michael, un estudiante de 23 años, que no quiere dar su verdadero nombre.

"No sé si será eficaz pero es mejor que nada", añade.

La policía acusa a los manifestantes de haber convertido a la Universidad China de Hong Kong, una de las más prestigiosas del territorio, en una "fábrica de armas".

"La verdad habla por sí misma", dijo el jueves el portavoz de la policía de Hong Kong John Tse, que acusa a los "amotinados" de lanzar cócteles Molotov desde los puentes y de atacar a los agentes con flechas.

Por su parte la policía usa porras, balas de goma, gases lacrimógenos, cañones de agua y armas, como la que el lunes hirió a un manifestante.

El mismo lunes un hombre que gritaba consignas a favor del gobierno de Pekín fue rociado con líquido inflamable y le prendieron fuego.Sigue en estado crítico.

Consecuencia de las protestas, las calles de Hong Kong están llenas de cristales y ladrillos que los manifestantes juntan en pequeños montículos.

"Algunos los pusimos por amor al arte", dijo un estudiante de 17 años que se hace llamar Sam."También hemos hecho montículos más altos para que los policías tropiecen cuando corren".

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!