El tiempo - Tutiempo.net
Medio Ambiente

En Islandia, los escolares miden el retroceso de un glaciar en peligro

10 de noviembre de 2019


Des touristes marchent sur le glacier islandais Solheimajökull, menacé de disparition par le réchauffement climatique, le 16 octobre 2015. ©AFP

Vik (Islandia) (AFP) - "El glaciar es realmente hermoso, pero también es muy triste ver como se ha derretido".Junto a sus compañeros de clase, Lilja Einarsdottir, de 11 años, pasea por el Solheimajökull, un glaciar amenazado de desaparición por el cambio climático.

Cada año, Jon Stefansson, un maestro retirado, acompaña a los alumnos de Hvolsvöllur, una pequeña ciudad del sur de Islandia, a este glaciar para estudiar su evolución.

Atrapado entre dos laderas montañosas, el Solheimajökull ha estado retrocediendo unos 40 metros anuales cada año desde 2010, según los registros de los alumnos.

Un día lluvioso de octubre, con ayuda de un dispositivo GPS, un medidor desplegable y dos banderas amarillas, los adolescentes comienzan a realizar mediciones.

Luego los socorristas les ayudan a cruzar en un bote inflable una laguna parduzca, formada por el agua del deshielo, hasta que llegan a una pared de hielo.En este punto el glaciar tiene hasta 200 metros de espesor.

"Cuando [los primeros estudiantes] comenzaron aquí, no había ningún rastro de agua" del deshielo, dice Lilja.

En el el camino que conduce al glaciar hay un cartel con la inscripción "Jöklamaelingar" ("Mediciones del glaciar", en islandés), con varios números ("24", "50", "110") que explican el retroceso anual del glaciar, en metros, según los cálculos de los alumnos.

Islandia inauguró este año –el mismo que registró el mes de julio más caluroso jamás observado– una placa en memoria del Okjökull, el primer glaciar de la isla volcánica que desapareció por completo por el cambio climático. 

Los glaciólogos borraron el Okjökull de sus listas en en 2014 y hay otros 400 en peligro.

El Solheimajökull, que tiene diez kilómetros de largo y dos de ancho, forma parte de Myrdalsjökull, la cuarta mayor capa de hielo de Islandia.

Debajo del hielo se encuentra el Katla, uno de los cinco volcanes más activos y poderosos del país.

En 2019 el glaciar retrocedió 11 metros, lejos del récord de 110 metros registrado el año pasado.

"Depende más o menos del clima y de la forma en que se rompe el glaciar (...), a veces se despega una gran parte del glaciar, cae al agua y obtiene una medición muy, muy grande", explica Stefansson.

- Variación récord -

En total, según las medidas de la escuela, el glaciar ha retrocedido unos 380 metros en casi una década.

"A veces pensamos que quizás estamos equivocados [sobre el calentamiento global] pero ésta es la prueba de que no", dice Birna Björnsdottir, de 12 años.

Aunque las medidas tomadas por los estudiantes no son perfectas y no son oficiales, dan una idea de los cambios en curso, que parecen estar acelerándose en los últimos años.

También confirman la tendencia observada por los científicos.

En 2018, el Solheimajökull fue uno de los tres glaciares del país en alcanzar el récord de disminución anual (unos 200 metros), según datos de la Asociación de Investigación sobre los Glaciares de Islandia.

"Son cambios bastante sutiles cuando estás aquí todos los días", reconoce Daniel Saulite, una guía con cinco años de experiencia."Pero el volumen del glaciar es mucho más bajo que antes, también hay muchas más grietas en el frente y el acceso es cada vez más difícil", dice.

El Solheimajökull es muy popular entre los turistas.La compañía Icelandic Mountain Guide registró 27.000 visitantes en 2018.

Los glaciares, que cubren aproximadamente el 11% de la superficie del país, son muy característicos del paisaje de Islandia, colonizada hace unos 1.200 años.

Pero el deshielo está cambiando el paisaje."Se están formando lagos" frente a varios de los glaciares, señala Hrafnhildur Hannesdóttir, un glaciólogo del Instituto Meteorológico de Islandia.

En total, los glaciares islandeses han perdido 250 km3 de hielo en 25 años, lo que equivale al 7% de su volumen total.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!