El tiempo - Tutiempo.net
Accidentes

"Este desastre va para largo", dice alcalde sobre daños de Iota en Nicaragua

24 de noviembre de 2020


Managua, 24 nov (EFE).- "Este es un desastre que va para largo", dijo este martes el alcalde de un municipio nicaragüense sobre los daños causados por el poderoso huracán Iota, que la semana pasada azotó principalmente la costa Caribe, la zona más pobre y vulnerable de Nicaragua.

Como muestra, el alcalde del municipio La Cruz del Río Grande, Juan Ramón Espinoza, dijo a la emisora "La Corporación" que sólo en esa ciudad, de menos de 20.000 habitantes, fueron destruidas total o parcialmente 1.200 viviendas, afectando a igual número de familias.

La Cruz del Río Grande es un municipio de la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS), con 3.360 kilómetros cuadrados de extensión, y es eminentemente agrícola y ganadera de pequeña y mediana producción.

Iota impactó Nicaragua el lunes de la semana pasada como un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson en la costa Caribe, horas después de haber estado en 5, la máxima clasificación.

Antes de abandonar Nicaragua como tormenta tropical, Iota provocó inundaciones, deslizamientos de tierra, destrucción y dejó al menos 21 fallecidos en diversas regiones del país centroamericano.

ALERTAN CRISIS ALIMENTARIA

En La Cruz de Río Grande, además de las 1.200 viviendas anegadas, comunidades inundadas por las crecidas de los ríos, provocó daños en la producción, aún sin cuantificar, anotó.

"Este es un problema que va a persistir, porque la gente vive del cacao, del banano, del arroz, de crustáceos y eso quedó totalmente destruido", afirmó el edil, que alertó de una posible crisis alimentaria a corto plazo.

"La población ha quedado a la deriva y necesitan alimentarse, reconstruir sus viviendas, y volver a sembrar", apuntó.

En La Cruz del Río de Grande, a 410 kilómetros de Managua, según el alcalde, "estamos pasando un momento bien difícil" tras el paso de Iota.

Esa situación difícil hizo que decenas de indígenas damnificados marcharan en la víspera ante la sede del Consejo Regional de la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) por falta de alimentos, según denunciaron ellos mismos.

Los comunitarios, originarios de la comunidad indígena de Wauhta Bar, en las afueras de Bilwi, la principal ciudad de la RACN, demandaron comida y agua potable en el albergue de la Universidad Bicu, donde se encuentran refugiados.

DENUNCIAN SECTARISMO

Los damnificados señalaron a los miembros de los Comités de Liderazgo Sandinista (CLS), del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), de centralizar la ayuda donada y de beneficiar únicamente a los simpatizantes del Gobierno.

Los municipios afectados por el huracán y que no son gobernados por los sandinistas también han denunciado un aparente abandono del Gobierno central con el tema de la ayuda.

El opositor Isidro Irías, alcalde de El Cuá, departamento de Jinotega (norte), dijo que hasta el momento no cuentan con la ayuda gubernamental y han recurrido a "las débiles finanzas" del presupuesto municipal para atender a la población afectada.

El alcalde de La Cruz de Río Grande dijo que las autoridades centrales solamente han llegado una vez al lugar para constatar los daños y que no han enviado ninguna ayuda.

Iota devastó la RACN, con una población de 505.424 habitantes, en su mayoría indígenas miskitos y mayagnas, donde decenas de miles quedaron damnificados; y afectó además el Caribe sur y departamentos del norte del país.

TEMAS

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!