El tiempo - Tutiempo.net
Mundo

Heredera de emporio de galletas alemán pide disculpas por pifia sobre la era nazi

15 de mayo de 2019


Verena Bahlsen, heredera del emporio de galletas Bahlsen, se disculpó por asegurar que su empresa trató bien a los trabajadores forzados durante el régimen nazi. ©AFP

Berlín (AFP) - La heredera de la gran empresa alemana de galletas Bahlsen pidió disculpas este miércoles por haber dicho que la firma trató "bien" a los trabajadores forzados durante la Segunda Guerra Mundial, comprometiéndose a aprender más de la historia de su sociedad.

Verena Bahlsen, que posee una cuarta parte de la empresa, dijo que "lamenta profundamente" esas declaraciones sobre aquellas personas obligadas a trabajar en las fábricas de galletas durante el régimen de Adolf Hitler.

"Fue un error amplificar este debate con respuestas irreflexivas.Me disculpo por eso", dijo en un comunicado en el sitio web de la familia Bahlsen. 

"Nada estaba más lejos de mi mente que quitarle importancia al nacionalsocialismo o a sus consecuencias", añadió. 

La joven de 25 años se lanzó de lleno a la polémica primero con su afirmación descarada de ser una capitalista que "quiere ganar dinero y comprar yates con mis dividendos".

Cuando algunos le recordaron en las redes sociales que su empresa se beneficio del trabajo forzado bajo Hitler, replicó declarando al diario Bild: "pagamos a los trabajadores forzados tanto como a los alemanes y los tratamos bien".

El Centro de Documentación sobre el Trabajo Forzado, con sede en Berlín, dijo que su caso ilustra una falta de comprensión acerca de la difícil situación de aquellos que trabajaron en contra de su voluntad bajo el régimen de Hitler.

"Debo reconocer que necesito aprender más de la historia de la empresa cuyo nombre llevo", admitió en su comunicado.

Fundada por el bisabuelo de Verena Bahlsen a finales del siglo XIX, la empresa tuvo a 200 empleados forzados, la mayoría mujeres, entre 1943 y 1945. 

Tras la Segunda Guerra Mundial, varias víctimas presentaron demandas contra Bahlsen, pero se rechazaron por las leyes de prescripción.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!