El tiempo - Tutiempo.net
Crimen

Irán intercambia a la australiana Kylie Moore-Gilbert por tres presos iraníes

25 de noviembre de 2020


Teherán, 25 nov (EFE).- La académica australiano-británica Kylie Moore-Gilbert, detenida en Irán desde hace dos años, ha sido intercambiada por tres ciudadanos iraníes presos en el extranjero, según informó este miércoles la televisión estatal iraní.

El Gobierno australiano había presionado para lograr la liberación de Moore-Gilbert, quien fue sentenciada a diez años de cárcel en Irán acusada de actuar contra la seguridad nacional por espiar para Israel.

La fuente explicó que la República Islámica decidió intercambiarla por "tres activistas económicos iraníes que fueron detenidos por intentar sortear las sanciones" contra el país persa.

Hasta ahora, los iraníes liberados no han sido identificados y se desconoce en qué países estaban detenidos. Solo se ha revelado que estuvieron ocho años presos por "cargos falsos".

Las autoridades iraníes han efectuado varios intercambios de presos con otros países, como Estados Unidos, en los últimos años. Normalmente, los extranjeros detenidos en Irán están acusados de espionaje y, los iraníes, de burlar las sanciones.

Según Irán, Moore-Gilbert realizó primero un viaje corto a Irán y fue detenida por la inteligencia en su segunda visita, cuando supuestamente intentó acceder a información económica y militar de Irán y del llamado Frente de Resistencia contra Israel.

Aunque la detención de esta experta en estudios islámicos de la Universidad de Melbourne se remonta a septiembre de 2018, no fue hasta justo un año después cuando salió a la luz, primero por informaciones procedentes de Australia.

El 17 de septiembre de 2019, el Poder Judicial iraní confirmó que tres australianos estaban detenidos en Irán acusados de espionaje, en el caso de Moore-Gilbert, y de hacer fotos de áreas militares, los otros dos.

Estos últimos, la bloguera Jolie King y su novio Mark Firkin, fueron liberados en octubre de 2019 después de que se retiraran los cargos en su contra.

Sin embargo, la académica de la Universidad de Melburne fue condenada a diez años de cárcel por espionaje y ha permanecido entre rejas en Irán hasta ahora.

El pasado enero, el Gobierno australiano afirmó que la liberación de Moore-Gilbert era una "alta prioridad", tras la publicación de unas cartas en las que la académica afirmó que sufría maltrato e incluso ofertas para ser espía proiraní.

TEMAS

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!