El tiempo - Tutiempo.net
Mundo

La presión de calle hace renunciar a candidato a primer ministro en el Líbano

17 de noviembre de 2019


Un manifestante libanés antigubernamental canta consignas desde la puerta de un autobús "revolucionario" rodeado de soldados del ejército libanés después de que se juntara con manifestantes en la ciudad sureña de Sidón, el 16 de noviembre de 2019. . ©AFP

Beirut (AFP) - Mohamad Safadi, exministro de Finanzas de Líbano, renunció este sábado a convertirse en el próximo primer ministro por la presión de la calle que desde hace un mes exige que se vayan todos los políticos.

En un comunicado, Safadi, un acaudalado hombre de negocios de 75 años, considera difícil formar un gobierno "armonioso" en las circunstancias actuales y espera que Saad Hariri, que renunció como primer ministro el 29 de octubre por la presión popular, vuelva a su puesto.

Los manifestantes recibieron el viernes con estupefacción y rabia la noticia sobre la posible designación de Safadi al puesto de primer ministro, al que tildan de "corrupto" y de pertenecer a la camarilla política que denigran.

En varias ciudades del país, incluída Trípoli (norte), la ciudad de Safadi, la población protestó por el nombramiento que no llegó a ser oficial.

Según funcionarios y la prensa local, las principales fuerzas políticas del país habían acordado el jueves por la noche designar al exministro de Finanzas para reemplazar a Hariri.

Los manifestantes, que rechazan de plano a una clase dirigente que prácticamente no ha cambiado en los últimos 30 años, reclaman un gobierno de tecnócratas independientes con vistas a elecciones parlamentarias anticipadas.

El sábado, la embajada estadounidense dio su apoyo las protestas que se iniciaron el 17 de octubre.

"Apoyamos al pueblo libanés en sus manifestaciones pacíficas y sus demostraciones de unidad nacional", dijo la embajada en su cuenta Twitter.

Este domingo están previstas manifestaciones masivas en varias ciudades para mantener la presión.

Una iniciativas bautizada como el "bus de la revolución" cruzó el Líbano de norte a sur este sábado.

Esta iniciativa pretendía romper, simbólicamente, las barreras geográficas y confesionales entre libaneses y superar el traumatismo colectivo de la guerra civil (1975-1990), gatillada por el ametrallamiento de un bus, un acto que se convirtió en símbolo del conflicto y de las divisiones intercomunitarias.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!