El tiempo - Tutiempo.net
Deportes

El Barcelona sigue buscándose

06 de noviembre de 2019


El defensa del Barcelona Clement Lenglet (drcha) presiona al delantero del Slavia de Praga Stanislav Tecl en un partido de la Liga de Campeones jugado el 5 de noviembre de 2019 en el estadio Camp Nou. ©AFP

Barcelona (AFP) - Tenía que ser el partido para hacer olvidar la debacle contra Levante (3-1), pero el empate ante el Slavia de Praga en Liga de Campeones sólo ha servido para evidenciar carencias de un Barcelona, cuyo juego no parece terminar de arrancar.

"Atascados", "Poco Barça", "El Slavia amarga la reacción culé"...La prensa española destaca este miércoles la pobre imagen dada por el club azulgrana en su feudo del Camp Nou ante el rival más débil del grupo F del torneo continental.

"No ha sido un día redondo como otros días en casa.Eso genera frustración por no ganar y porque el partido no ha sido bueno", reconoció tras el partido el técnico azulgrana, Ernesto Valverde, cuyo equipo se fue pitado por el Camp Nou.

El 'Txingurri' Valverde no acaba de dar con la tecla para volver a dar brillo al juego de un Barça que el martes volvió a mostrarse plano y sin recursos más allá de buscar la resolución de Leo Messi.

- Resultados sin juego -

La buena posición del equipo tanto en la Liga española, donde es líder, como en la 'Champions', en la que es primero de grupo, ayuda a maquillar el irregular momento de los 'culés', que el martes cortaron una racha de 45 partidos marcando en su casa.

"El Barça vive desde hace demasiado tiempo agarrado al resultadismo", asegura el director adjunto del diario Sport Lluís Mascaró en su columna este miércoles.

"Valverde se siente impotente para buscar soluciones al desconcierto generalizado y la mayoría de los jugadores (algunos en muy baja forma) ofrecen una imagen de indolencia incompatible con la camiseta blaugrana", añadió.

Tras la dura derrota 3-1 contra el Levante el fin de semana en Liga en la que al equipo se le acusó de desconexión, el martes volvió a repetirse la historia.

"Seguimos líderes, vamos a preocuparnos un poquito, pero tampoco tanto", dijo el martes Valverde, sobre el que ha subido la presión tras conocerse que el seleccionador holandés Ronald Koeman, tiene en su contrato una cláusula liberatoria en caso de poder entrenar al Barça.

Consciente de la situación, un peso pesado del vestuario como Gerard Piqué salió a pedir "un poco paciencia", asegurando que "estamos en ello, en mejorar, sobre todo a nivel de juego más que de resultados".

- Siempre Messi -

El Barça sigue sufriendo problemas en todas sus líneas, pero delante sigue esperando a que Antoine Griezmann, fichaje estrella del pasado mercado, acabe de encajar.

"Griezmann hace un buen trabajo colectivo, pero ayer no ejerció de '9' del Barça o de goleador.Era su día para explotar y tampoco lo hizo", escribe el director del Diario Mundo Deportivo, Santi Nolla, en su columna.

El francés no termina de encontrarse con Messi delante, con el que no se acaba de ver la complicidad que brilla entre el argentino y Luis Suárez (ausente el martes por lesión) o Jordi Alba.

Griezmann no ceja de pedir tiempo para adaptarse a un juego muy diferente al del Atlético de Madrid, pero con un Barça bajo presión, los minutos también se le acaban.

Messi volvió a ser el faro de su equipo el miércoles con la mejor ocasión en un disparo a la cruceta, pero el argentino, pese a su forma ascendente tras superar la lesión que lastró su inicio de temporada, no puede aparecer siempre.

Esta "soledad angustiante de Messi" es para el director de Sport, Ernest Folch, "el problema más acuciante" del Barça.

"Con Griezmann todavía sin cuajar, Dembélé perdido en batallas quijotescas y sin un sustituto para cuando Suárez se lesiona, no se entrevé ni una variante a la táctica de siempre, que es que el de siempre lo resuelva todo y solo", considera Folch.

Aún queda temporada por delante, pero la presión aumenta y Valverde debe encontrar pronto la llave que encienda el motor de este Barcelona.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!