El tiempo - Tutiempo.net
Deportes

El dulce despertar de Italia tras la pesadilla de 2018

13 de octubre de 2019


El once inicial de Italia posa para la foto antes del partido contra Grecia, clasificatorio para la Eurocopa 2020, el sábado 12 de octubre en Roma. ©AFP

Roma (AFP) - Como ese viejo amigo con el que te reencuentras como si nada hubiera pasado tras no verle durante un tiempo, Italia estará en la Eurocopa del próximo verano boreal gracias al trabajo de Roberto Mancini, que reconstruyó a la 'Nazionale' después de su desastrosa eliminación en el repechaje de acceso al Mundial-2018.

En noviembre de 2017, luego de un desolador empate 0-0 contra Suecia en Milán, el fútbol italiano se despertó con la resaca del siglo.Por primera vez desde 1958 se iba a disputar una Copa del Mundo sin la 'Azzurra' y sus cuatro entorchados mundiales.

Todo el mundo tiene su opinión sobre los responsables de este "apocalipsis".Los primeros señalados son el exseleccionador Gian Piero Ventura, completamente perdido, y su fútbol de otro siglo.

Pero los acusados son muchos: desde los técnicos italianos excesivamente defensivos hasta los numerosos jugadores extranjeros en la Serie A, pasando por los nuevos campos, demasiado perfectos en los que los niños juegan al fútbol en lugar de aprender a manejarse en las calles llenas de baches o en los campos del pasado.

Pero al final han hecho falta dos años y un entrenador con las ideas claras para darse cuenta de que se trataba de un accidente y de que Italia todavía sabía jugar al balón.

Los 'Azzurri' estarán por tanto en la Eurocopa y gran parte del mérito de esta clasificación impoluta (7 victorias en 7 partidos) le corresponde a Mancini.No hubo empujones para suceder a Ventura y fue el exentrenador del Manchester City y del Inter de Milán quien dio un paso al frente y se entregó a la tarea con entusiasmo.

- Marea de jóvenes -

Impecable en la fase de clasificación, la Italia de Mancini solo ha perdido dos encuentros en 17 meses, contra los campeones de Europa portugueses y, en junio de 2018, contra Francia, que se proclamaría campeona del mundo semanas más tarde.

Apoyándose en algunos pilares como Giorgio Chiellini, Leonardo Bonucci, Jorginho o Marco Verratti, por fin a pleno rendimiento en la selección, Mancini hizo que la 'Nazionale' recuperara la confianza a través de la presión alta, el juego vertical y el aumento de pases entre los hábiles Verratti y Jorginho.

Pero sobre todo, Mancini demostró a Italia que tenía jóvenes talentos y, por tanto, un futuro.Estas promesas las tuvo que buscar el seleccionador, ya que los clubes, tradicionalmente timoratos en este campo, no les daban oportunidades.

El símbolo de esta era será Nicolo Zaniolo, convocado en septiembre de 2018 antes incluso de debutar en la Serie A. Después de este centrocampista ofensivo de la AS Roma (20 años), Mancini dio la alternativa a Moise Kean (19 años), Federico Chiesa (20), Gaetano Castrovilli (22) o Andrea Pinamonti (20).

"Lo que contaba era conocer mejor a los jugadores.Me he concentrado en su integración", explicó Mancini esta semana.

- No hay campeones -

"En la Liga de Naciones ya jugamos un fútbol diferente, mejorando partido a partido.El mérito es de los jugadores, han estado bien", añadió el preparador.

Bien, pero no muy bien, y ese es quizás el límite de esta Italia rehabilitada.Mancini ha encontrado jugadores y les ha puesto en el buen camino, el de la clasificación para la Eurocopa, lograda sin dificultades.

Pero ahora el resigo es echar en falta a campeones, los que hacen ganar los grandes torneos, que es el objetivo anunciado por el seleccionador.

Sin embargo, aunque Mancini declaró el sábado que su equipo no estaba "lejos de las mejores selecciones europeas", Italia no cuenta con un Cristiano Ronaldo, un Kylian Mbappé o un Harry Kane.

En el puesto de delantero centro las posibilidades son limitadas con Mario Balotelli o Ciro Immobile.El estatus actual del primero, exjugador del Manchester City y ahora atacante del Brescia, recuerda sus limitaciones.

Poco importa en estos momentos, pues Italia dispone ahora de tiempo y ha recuperado su orgullo y el camino a seguir.Al alcanzar la Eurocopa, se ha reencontrado consigo misma.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!