El tiempo - Tutiempo.net
Gente

Francia ofrece el último homenaje a la leyenda Raymond Poulidor

19 de noviembre de 2019


Raymond Poulidor, ici lors d'une course en juin 1960, est décédé mercredi dernier à l'âge de 83 ans. ©AFP

Saint-Léonard-de-Noblat (Francia) (AFP) - Glorias del ciclismo, su familia, amigos y aficionados ofrecieron un último homenaje a la leyenda Raymond Poulidor, fallecido el miércoles a los 83 años, este martes en Saint-Léonard-de-Noblat.

Al entrar en la colegiata, cuyo portal románico estaba decorado con una gran foto de 'Poupou' sobre la bicicleta en sus grandes días, el féretro fue portado entre otros por los campeones Bernard Hinault y Bernard Thévenet.

"Injustamente llamado 'el eterno segundo' vista su formidable carrera y su palmarés excepcional, supo conquistar el corazón de nuestros abuelos, padres e hijos", resumió al inicio de la ceremonia Alain Darbon, alcalde de la localidad donde residía el carismático ciclista.

"Le vamos a echar de menos, seguro, nos deja un gran vacío", dijo Thevenet, ganador de dos ediciones del Tour, calificando a Poulidor de "campeón conocido de manera intergeneracional, ¡incluso por gente que no le vio subido a una bicicleta!"."Lo que vamos a lamentar es que no pueda ver todos los éxitos de su nieto Mathieu van der Poel", añadió.

Este último, doble campeón del mundo de ciclocrós, acompañó a su abuela junto con los otros dos nietos, todos saludados por la ministra de Deportes francesa, Roxana Maracineanu.

Unas 500 personas acudieron al templo para una ceremonia religiosa, amenizada por un acordeón, en la que el director del Tour Christian Prudhomme le rindió homenaje: "Encarnaba la Francia de siempre, desde la infancia me transmitió el amor por el Tour".

Poulidor subió al podio final del Tour de Francia en ocho ocasiones entre 1962 y 1976 sin poder ganarlo, por lo que se ganó el apodo de "eterno segundo".

Nacido el 15 de abril de 1936 en una familia modesta, en Masbaraud-Mérignat, cerca de Limoges, Poulidor ha quedado en la historia como el rival de Jacques Anquetil, su perfecta antítesis, convirtiéndose en una figura emblemática del deporte y de la cultura popular francesa.

A pesar de no subir a lo más alto de los Campos Elíseos su palmarés fue sobresaliente.Vencedor de la Milan-San Remo (1961), en su segunda temporada como profesional, ganó también el Campeonato de Francia en carretera (1961), la Flecha Valona y el Gran Premio de las Naciones (1963), la Vuelta a España (1964), la Dauphiné (1966 y 1969) y la París-Niza (1972 y 1973). 

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!