El tiempo - Tutiempo.net
Medio Ambiente

La basura, la pesadilla de Roma

12 de julio de 2019


Basura acumulada en las calles del barrio de Centocelle, en Roma, el 10 de julio de 2019 . ©AFP

Roma (AFP) - Después del incendio de varios vertederos, Roma ha acumulado toneladas de basuras en sus calles y monumentos, un problema recurrente para la Ciudad Eterna pero que este verano ha alcanzado un nivel tan preocupante que los médicos alertan del riesgo de epidemias.

Cada verano, cuando multitudes de turistas invaden la capital italiana, la presencia de cúmulos de basura macerándose al calor desencadena oleadas de rabia e indignación. 

La situación es tal que en Twitter lanzaron un concurso para premiar al contenedor de basura más repugnante de la ciudad.

Pero el asunto dejó de generar ironía e autoironía cuando Antonio Magi, presidente de la Orden de Médicos de Roma, lanzó un grito de alarma.

"De problema de higiene podría pasar a alerta de salud", reconoció Magi a la AFP.

De hecho, las basuras atraen a una fauna inusual al casco histórico de la capital italiana: gaviotas, ratas, jabalíes.

Se pueden encontrar deambulando por las aceras y en ocasiones llegan a introducirse en parques y terrenos.

Después de recibir numerosas quejas, la fiscalía de Roma abrió una investigación esta semana para verificar si se trata de un problema de mal manejo.

Todo parece indicar que el problema no es la falta de medios económicos.Según un informe de la Fundación OpenPolis, la ciudad de Roma gastó en 2017 más de 597 euros per cápita para el tratamiento de la basura, el promedio más alto de país, seguido por Venecia (353 euros) y Florencia (266 euros). 

Según el diario Il Messaggero, el principal diario romano, el impuesto a la basura ascendió a 394 euros para una familia en Roma en 2018, frente a un promedio de 300 euros en el resto de Italia. 

El asunto central es que la ciudad carece de infraestructuras para eliminar sus desechos.De los tres principales vertederos, uno está cerrado y los otros dos quedaron destruidos por un incendio en los últimos meses. 

Además, los dos sitios para el tratamiento biológico de las basuras han reducido sus actividades para hacer trabajos de mantenimiento. 

Los usuarios, todos, desde el residente hasta el turista, tienen buena parte de la responsabilidad.

La población evita dividir las basuras, elemento clave para su gestión, lo que complica el tratamiento de los residuos.

En Roma es posible ver innumerables colchones, neveras, sofás, etc abandonados a la entrada  de los basureros. 

- "Degradación y abandono" - 

El tratamiento de los residuos es uno de los principales factores de conflicto entre la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas (antisistema) y el presidente de la región del Lazio, Nicola Zingaretti, líder del Partido Democrático (PD, centro-izquierda).

Rivales en la política, los dos dirigentes han tenido que pactar una tregua en la guerra por la basura. 

En una reunión celebrada el martes en la que medió el ministro del Medio Ambiente, Sergio Costa, prometieron superar la crisis de las basuras "en 15 días". 

Para ello, la ciudad, que produce casi 5.000 toneladas de desechos por día, tendrá que exportar su basura a otras regiones o países para su incineración.

"Todos se quejan por los desperdicios, pero nadie quiere un incinerador", lamentó con la AFP un residente de la ciudad. 

"¡Exportamos basura al extranjero, a Austria, a Alemania!Por supuesto que es culpa del ayuntamiento, ciertamente no es culpa de los ciudadanos, que producen desperdicios y son los servicios públicos que tienen que recogerlos, para ello pagamos impuestos", sostiene.

El papa Francisco, oficialmente el obispo de Roma, también ha lamentado "la degradación y el abandono" que padece la ciudad. 

El hombre fuerte de gobierno, el ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, cuya popularidad crece en todo el país, está decidido a dar el asalto a la capital en el 2021.

Un reto para cualquier formación.Tanto la izquierda como la derecha y ahora los antisistema del M5E han salido quemados.

Administrar una de las ciudades más ricas de historia en el mundo, que fue una de las grandes metrópolis de la humanidad, sumamente endeudada y sujeta a los vaivenes de poderosos grupos de poder y económicos, ha sido siempre difícil.

Las basuras son solo una de las tantas preocupaciones de sus habitantes, que también se enfrentan a la falta de autobuses, de jardineros públicos, a agujeros y baches en las calles.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!