El tiempo - Tutiempo.net
Cultura

La Semana de la Moda de Londres se abre (un poco) al público

15 de septiembre de 2019


La diseñadora británica Alexa Chung, a su llegada a la gala caritativa "Fashion For Relief", el segundo día de la Semana de la Moda de Londres, el 14 de septiembre de 2019. ©AFP

Londres (AFP) - La Semana de la Moda de Londres ha abierto este año sus puertas al público, pero sólo para algunos desfiles y el precio de las entradas frena a más de uno.

Ghila Evansky, de 19 años, espera pacientemente delante de The Store X, el principal punto de la organización de la Semana de la Moda, en el centro de Londres.Esta estudiante, con un look más bien clásico, se prepara para sumergirse en el torbellino de la moda contemporánea británica.

Su programa del día: desfile de Alexa Chung, creadora multifacética (modelo, cronista, presentadora de televisión...), exposición de jóvenes diseñadores defensores del desarrollo sostenible y la diversidad, y debate entre personalidades de la industria.

Pero lo que más le interesa es el desfile.Se gastó 245 libras (275 euros, 306 dólares) para este paquete "VIP", que le garantiza estar en primera fila.El precio incluye una bebida, el acceso a un salón privado, y una bolsa llena de "goodies" (pequeños regalos).

"Siempre quise hacer esto", dice, en alusión al desfile, mientras asegura que admira a Alexa Chung, quien "trabajaba para Vogue y creó su línea de ropa".

- Internet cambió todo -

Tras haber estudiado el tema, la Semana de la Moda de Londres decidió abrir sus puertas al público.Hasta 2.000 personas pueden participar en el evento, aunque sólo tienen derecho a una serie de desfiles y no pueden asistir a los acontecimientos estrella, como las presentaciones de Victoria Beckham o Burberry.

"Considerábamos desde hace varias temporadas" ampliar la audiencia de este evento, dedicado hasta ahora a los profesionales del sector y a los famosos, explica a la AFP Stephanie Phair, presidenta del British Fashion Council (BFC), que representa la industria de la moda británica.

"En realidad, internet cambió todo", asegura. 

Desde hace años, periodistas y "influencers" difunden en tiempo real los desfiles, así que "¿por qué no hacer participar a la gente y acercarla a los creadores a quienes les compran la ropa?", observa Phair.

"La gente quiere conocer la experiencia de vivir un desfile, la magia que provoca la moda", comenta.Y además, se trata también de "ayudar a las marcas a desarrollar el negocio de forma durable".

Este fin de semana, se proponen seis desfiles, de tres creadores: Alexa Chung, House of Holland, marca del británico Henry Holland, y Self Portrait, cuyos vestidos han portado Kate Middleton y Meghan Markle, las esposas de los príncipes Guillermo y Enrique. 

Otros estilistas se muestran abiertos a este tipo de iniciativas.Es el caso de Bora Aksu, turco instalado en Londres: "Es una manera de conocer directamente a los consumidores, de tener un comentario diferente", dice a la AFP. 

"Al principio de los años 2000, la moda era un ámbito realmente aislado y, de cierta manera, exclusivo, pero el mundo ha cambiado", estima, contento de ver "construir vínculos entre la moda y el público".

Pero no todos están tan convencidos con esta operación del BFC.Kathy Fawcett, una residente de Bristol de 56 años, pensaba ir a la exposición sobre "moda positiva", ya que está "más interesada por la industria de la moda y su impacto en el clima que por la propia moda".

Cuando llegó a la entrada de la Semana de la Moda, tuvo que renunciar por el precio: ¡135 libras (150 euros, 168 dólares) mínimo!"Si quieren cambiar su imagen elitista, tienen que hacerlo más accesible", se queja.

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!