El tiempo - Tutiempo.net
Mundo

Manifestantes denuncian estereotipos sexistas en Hong Kong

11 de diciembre de 2019


La estudiante Chris Wong -un pseudónimo- posa con su equipo de manifestante, en Hong Kong, el 3 de diciembre de 2019. ©AFP

Hong Kong (AFP) - Antes se sonrojaba cuando sus amigos decían palabrotas y ahora Chris Wong es una de las miles de estudiantes que participan en las manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong y que no duda en enfrentarse a la policía.

"Es el combate de todo el mundo, sea cual sea su sexo", explica a la AFP Chris, de 19 años, que usa un seudónimo.

Nacida en una familia obrera apolítica, la joven dice que abrió los ojos gracias a la crisis política que sacude a Hong Kong desde hace seis meses.

Su recorrido personal ilustra el papel clave que desde junio han desempeñado las mujeres en las manifestaciones casi diarias, incluso en los puestos de avanzada y cuando las protestas degeneran en violentos enfrentamientos con la policía.

Las mujeres representan más del 25% de las 5.900 personas detenidas desde comienzos de junio y las admisiones en el hospital presentan una proporción parecida, un 28%.

En los frecuentes enfrentamientos con la policía, muchas de ellas se encuentran entre los "bravos", nombre dado a los manifestantes que van en cabeza.

Vestidas de negro, al igual que sus compañeros masculinos, lanzan cócteles Molotov y ladrillos contra las fuerzas del orden, que responden con fuerza a base de gases lacrimógenos y balas de goma.

Chris Wong se describe como una persona introvertida que, antes de que empezara el movimiento, no se atrevía a hablar en clase o a cruzar la calle con el semáforo en rojo. 

Aunque se sumó bastante pronto al movimiento prodemocracia, durante mucho tiempo se mantuvo alejada de las primeras filas, optando por elaborar los folletos o por participar en la organización de manifestaciones.

- "Sin futuro" -

Pero, en agosto, empezó a radicalizarse, después de que Pekín y el ejecutivo local rechazaran hacer cualquier concesión a los manifestantes y de que la represión policial se acentuara.Un día, en medio de los gases lacrimógenos, asistió, impotente, a un arresto violento. 

"Me di cuenta de cuán inútil era, incapaz de salvar a quien fuera, así que empecé a entrenarme", comenta. 

A mediados de noviembre, en la Universidad Politécnica (PolyU), participó junto a cientos de manifestantes radicales en un largo y feroz enfrentamiento con la policía.

Está convencida de que Pekín está acabando con las libertades de las que gozan los hongkoneses, y es eso lo que la mueve."La ciudad está en tan mal estado que no hay futuro ni margen de maniobra para nuestra generación si no luchamos", defiende.

Los foros en línea que utiliza el movimiento prodemocracia están repletos de discusiones sobre la participación de las mujeres,.

Muchos defienden que permite romper la imagen de la "gong nui", "la chica de Hong Kong", apolítica, superficial y sobre todo interesada en publicar fotos de sus platos en Instagram y en viajar al extranjero.

Sin embargo, hay otros comentarios muy sexistas.En los folletos de los manifestantes, muy influidos por los mangas, las mujeres aparecen como ingenuas, con grandes ojos y necesitadas de la protección de un manifestante masculino, o como atractivas guerreras. 

- Ningún límite -

La joven estudiante asegura haber descubierto, durante las manifestaciones, que no tiene ningún límite."Nunca tengo la sensación de que 'las chicas no deben hacer eso' y me dan igual las expectativas sociales", afirma. 

Los estereotipos sobre la "debilidad" femenina pueden resultar ser, incluso, una ventaja."Eso me da más flexibilidad para cambiar de papel, por ejemplo pasar de manifestante de primera línea a simple transeúnte que, en realidad, detecta los puestos de control de la policía". 

Susanne Choi, investigadora en la Universidad china de Hong Kong, estudió la participación de las mujeres en las manifestaciones.

"La naturaleza de este movimiento sin jefes y descentralizado permite a las mujeres –y, en general, a todo el mundo– jugar un papel en función de su voluntad y de sus capacidades", explica Choi a la AFP.

Sin embargo, la experta no cree que las manifestaciones hayan dado lugar a un influjo feminista en una sociedad tradicionalmente conservadora."Muchas participantes tienden a banalizar la desigualdad en las manifestaciones", lamenta. 

Chris Wong admite temer, como muchas otras manifestantes, las agresiones sexuales.En un caso que se volvió viral en internet, una adolescente afirmó que se había visto obligada a abortar tras una violación colectiva cometida por policías en una comisaría en septiembre.La policía dijo que estaba investigando el caso. 

La Asociación de lucha contra la violencia sexual contra las mujeres declaró que tenía pruebas de casos de acoso sexual, agresiones y violaciones durante las manifestaciones. 

BUSCAR

NEWSLETTER

¡SEGUINOS!